Archivo de la etiqueta: Trabajo Social

Las organizaciones productoras de servicios sociales

Las organizaciones productoras de servicios sociales se caracterizan por tener una tendencia a atender las necesidades humanas tanto vitales como las necesidades culturales. Sin embargo la mayoría de las organizaciones productoras de servicios sociales se rigen bajo un andamiaje burocrático, que si bien tiene sus ventajas en su quehacer técnico, a su vez tiene una desventaja muy marcada en la práctica social. Moreda explica que: “la burocracia surge dada la oposición real que se presenta entre el Estado y la sociedad civil” (Moreda 2001), dejando a la luz la división perceptiva que hay entre estos dos entes. El conflicto en esta percepción es que  la sociedad civil comienza a ver al Estado como una figura de dominación y no como una figura que está obligada a producir o brindar servicios sociales como recurso que salvaguardan los derechos de cada ciudadano poniendo en perspectiva la lucha de clases y la visión de caridad del Estado por parte de la sociedad.

Cuando observamos los roles del funcionamiento de la burocracia propuestos por Moreda; las organizaciones productoras de servicios sociales enmarcada en un sistema capitalista no necesariamente están creadas para reducir las desigualdades del sistema capitalista, sino que están para legitimizar el sistema social vigente. Si nos detenemos un momento y vemos a la sociedad como un sistema donde sus partes son: la problemática social, la sociedad civil y el Estado; se podría decir que las OPSS (Organización Productora de Servicios Sociales), ya sea administrada por el Estado o por una ONG (Organización no Gubernamental), son rígidas. Las organizaciones y el Estado reaccionan ante el estimulo de la sociedad y no cambian por iniciativa propia, prácticamente sus variaciones o cambios se dan para consolidar la dominación de la clase dominante. Solo en ese momento las organizaciones burocratícelas se abren para no morir.

Molina &Morera (2000, p. 193) en La compresión de las organizaciones productoras de servicios sociales desde el paradigma de los sistemas complejos exponen que “la antiorganización es a la vez necesaria y antagónica a la organización. Todo sistema lleva el antagonismo en su interior, lleva por tanto su propia desintegración potencial y le condena a desaparecer”. Esa aseveración saca a flote la interrogante: ¿por qué la teoría burocrática dentro del sistema capitalista no ha perecido? Molina & Moreda (2000, p. 193) ofrecen las ideas de lucha que pueden utilizar  los sistemas para no desintegrarse poniendo en perspectiva tres opciones:

Utilizar los antagonismos de forma organizativa.
Renovar la energía y la organización potenciándola en su entorno.
Ser capaz de reorganizarse y autodefenderse.
Al entrar en un proceso de reflexión se puede ver la direccionalidad y la relación de las reacciones sociales que superan la reacción lineal del poder ejercido por la burocracia. En cierto punto las organizaciones sociales en su papel de sistema superior han actuado sobre el ambiente para tratar de modificarlo. Esto se puede ver ya que “la burocracia sufre una lucha continua de poder de la clase dominante y ante esas exigencias contradictorias se da una desigual distribución de recursos” (Morera 2001, p. 29). La burocracia complementada por el capitalismo no permite que se pueda ver los procesos ni los medios por los cuales se toman las decisiones y en que están basadas dichas decisiones en la distribución de recursos. Esto pone en juego la credibilidad de las entidades y, si los servicios sociales más que responder a un momento histórico, responden a aspectos económicos y como mecanismo de autodefensa por parte de las clases dominantes. Se podría asegurar que existe una interdependencia contradictoria y sistemática entre el Estado y la sociedad. La sociedad como aparato condicionador no fulminante y el Estado como ente de poder reaccionario.

Image and video hosting by TinyPic

Referencia:

Molina, María Lorena & Morera, Nidia Esther (2000). La comprensión de las organizaciones      productoras de servicios sociales desde el paradigma de los sistemas complejos. Análisis, 2(1): 179-197.

Morera Guillen, N. (2001). La gerencia de organizaciones productoras de servicios sociales.      Costa Rica: Editorial Universidad de Costa Rica, p.17-41.

La cuestión social y el servicio social

            El servicio social tiene su génesis en las carencias creadas por el capitalismo y con la concretización de la industrialización/urbanización.  El Estado en una apuesta a atener, sin interés genuino la “cuestión social”, crea las condiciones para invisibilizar mediante políticas públicas y servicios sociales las manifestaciones que surgen de la “cuestión social”. Netto prácticamente hace una dualidad entre el desarrollo capitalista y las manifestaciones de la cuestión social como parte de la invisibilización de las luchas de clases.

            Podemos ver el capitalismo en su total madurez en el siglo XXI, cuando utiliza el imperialismo y los conflictos bélicos  en la consecución de sus metas. Entonces en este punto, mediante análisis, podemos pasar por el cedazo reflexivo los eufemismos destacados en el lenguaje internacional, utilizados para totalizar e impulsar un tipo de relación publicitaria entre los pueblos, haciendo que pase desapercibida la realidad de las cosas. Vivimos en un momento histórico lleno de contradicciones; donde: los pacifistas crean armas, es llamada globalización al imperialismo, es llamado libre comercio a la explotación, son llamados artefactos explosivos a las bombas, los soldados caídos son llamado bajas, los civiles muertos en una guerra son llamados daños colaterales, donde la relación del colonizado con su colonizador es una bilateral, las invasiones se llaman intervenciones militares y donde la democracia se enseña a punta de misiles. ¿A dónde nos dirigimos con planteamientos tan latosos? Que desde mi perspectiva, el capitalismo y sus leyes de desarrollo generales en conjunto con el imperialismo no solo radican sus particularidades en el capital, sino en hacerle creer a las personas que dicho acto es libertad.

            El orden monopolista que ha sentado sus bases en las nuevas y diversas formas de colonizar ha mercantilizado todos los servicios, creando las condiciones para prohibir a las personas de todos sus derechos inalienables. Todo un sinnúmero un de factores creados solo por un grupo que son dueños del capital.

            Netto  expone las guías y las claves para entender cuál es la debilidad del capitalismo al llegar a su máxima expresión. El problema del capitalismo como sistema económico es que al llegar a la supercapitalización entra en crisis por no encontrar como seguir valorizando el capital. En cierto punto el monopolio es la debilidad del capitalismo; al concretarse, limita los espacios de inversiones capitalistas y después de un triunfo en la competitividad, entra la crisis por no tener posibilidades de seguir acumulando capital. Otro factor importante es el rompimiento de las fronteras (globalización), con esto llega la fuga del capital hacia el extranjero, provocando una lucha dentro y fuera de sus fronteras operantes.  Se puede percibir la lucha del capital cuando los protagonistas monopolistas, para sobrevivir, demandan, crean y establecen mecanismos de intervención como las medidas de austeridad.

            Se tiene la percepción entonces: que el Estado está para evitar o auscultar la posibilidad y proteger al proletariado ante una inminente época austera, sin negociar o medir fuerzas con los dueños del capital; no proteger el excedente donde el proletariado quede desprotegido en manos de la burguesía. Si contextualizamos lo expuesto por Netto en Puerto Rico, el Estado en este caso está actuando como director activo en los negocios monopolistas. En Puerto Rico el Estado, en su intervención, está garantizando los superlucros de los monopolios. Un ejemplo de ello es: socializando las pérdidas con alianzas publico/privadas, creando desigualdades sin atacar en ningún momento la inequidad, rompiendo su contrato social y ocasionando movimientos sociales a causa de la violencia estructural. Aunque los monopolizadores hacen ver las manifestaciones de la cuestión social como situaciones que no pertenecen a la problemática o cuestión social, los movimientos y luchas proletarias han logrado condicionar el capitalismo de los monopolios aunque no vulnerabilizarlo. Entonces, con tan enorme monstro, los trabajadores sociales están en un panorama no muy alentador. Los trabajadores sociales se encuentran maniatados donde las exigencias laborales no responden a la necesidad de los pueblos hacia a la emancipación.

            La cuestión social a nivel estatal no es atendida y si dan una mirada a nivel mundial, tampoco tiene un buen panorama. Basta con la literatura para entender entonces que prácticamente la democracia representativa no existe o simplemente no es efectiva. La única manera de poner en jaque al orden burgués es mediante la anarquía: como manifestación de insatisfacción del cuerpo político.

Image and video hosting by TinyPic

Referencias:

Esquivel, Freddy.  (2007). Estado y políticas sociales: dos pilares para la aprehensión histórica   del Trabajo Social y “Cuestión social” como objeto básico de la intervención profesional. En Introducción al Trabajo Social: una breve guía conceptual y contextual, pp. 18 – 25.      San José, Costa Rica: Editorial Universidad de Costa Rica. 

Netto, José Paulo (1997) Capitalismo Monopolista y Servicio Social. Biblioteca Latinoamericana de Servicio Social.  Brasil: Cortez Editora (pp. 5-24)

 

Antonia Pantojas

Nació el 13 de septiembre de 1922 en Puerta de Tierra, San Juan, Puerto Rico. Fue educadora y defensora de los derechos civiles. Pantojas fundó el “Puerto Rico Forum”, el cual sirvió como incubadora para el desarrollo de organizaciones y programas que promovieran la auto-suficiencia económica. En el 1954 se graduó con una maestría en la Facultad de Trabajo Social de la Univiersidad de Columbia. Se convirtió en una figura política en New York para los años 1960-1970. En el 1961, fundó ASPIRA, organización dedicada a estimular el mejoramiento educativo, la autoestima y la conciencia cultural y el desarrollo de liderazgo. Estableció la “Universidad Boricua”, la cual es reconocida actualmente como “Boricua University of Brooklyn and the Puerto Rican Research and Resources Center and Washington, D.C.”. Se distinguió como pionera del establecimento de organizaciones dedicadas al desarrollo económico. 

image

image

Fuente: Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras salón de la Fets (Federación de Estudiantes de Trabajo Social)

Carmen Rivera de Alvarado

Nació en 1910 en Vega Baja y murió en 1973. Se destacó como maestra, escritora, trabajadora social y patriota. En Puerto Rico, como pionera de la profesión de trabajo social, fundó y fue la presidenta del Colegio de Trabajdores Sociales. Tuvo un papel destacado en la lucha por darle a la mujer puertorriqueña una participación activa en los afanes del pueblo para romper las barreras del prejuicio. Se destaca dentro de la profesión por ser la primera en visualizar la necesidad de que el trabajo social trascendiera la rutina meramente remedial. En el 1930 se inició como trabajadora social, siendo una de las primeras 28 trabajadoras sociales en Puerto Rico. En la Universidad de Puerto Rico, fundó y dirigió la primera oficina de servicios para el estudiante en el 1943. Su presencia fue notable en los campos de los derechos civiles, retardación mental, prevención y tratamiento del cáncer, salud mental, bienestar de la familia y delicuencia juvenil.

Carmen posee una de las citas mas emblemáticas en la profesión de Trabajo Social en la que expresó: “soy Trabajadora Social precisamente porque creo que no existe justificación posible para la explotación del ser humano por el ser humano, porque creo en el Derecho Inalienable que tiene todo ser humano a la vida, al bienestar y a la consecución de la felicidad”

image

Fuente: Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras salón de la Fets (Federación de Estudiantes de Trabajo Social)

Isabel Rosado (Isabelita)

Nació en Ceiba, el 5 de noviembre de 1907. Es educadora, trabajadora socia, activista y miembro del “Puerto Rican Nacionalist Party”. Aunque Isabel no tomó parte de la revolución de octubre de 1950, el gobierno colonialista la involucró y desde sus oficinas, donde se desempeñaba como trabajadora social escolar, la condujeron a la cárcel. Allí cumplió una condena de 15 meses. A consecuencia de esto fue destituida como empleada pública y sus derechos fueron cancelados.

En la madrugada del 6 de marzo de 1954, volvieron a llevar a Doña Isabel a la cárcel. Esta vez le impusieron una sentencia de 17 años. Con un recurso de Habeas Corpus, que por derecho propio ella misma radicó, logró quedar libre a los 11 años. Al quedar libre de cargos en 1965, empezó a coser y tejer para su manutención y para continuar laborando por la libertad de los pueblos. Isabelita, quien al día de hoy sigue viva, ha trabajado fuertemente en diversas causas justas. Tiene una de las fotos mas emblemáticas de la salida de la Marina de Vieques, al estar una oficial sentada sobre su espalda mientras con un revólver le apuntaba a sus costillas. 

image

image

image

image

Fuente: Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras salón de la Fets (Federación de Estudiantes de Trabajo Social)