Archivo de la etiqueta: puertorriqueño

Pachín Marín (Francisco Gonzalo Marín Shaw)

Pachín Marín nació en Arecibo un 12 de marzo de 1863. El poeta y patriota puertorriqueño con poca educación formal, fue más bien autodidacta; ejerce el oficio de tipógrafo donde desarrolló el gusto por la lectura. También fue músico y periodista.
Su primera adhesión política fue al autonomismo luego de participar en la famosa asamblea en la que se funda ese partido en el Teatro La Perla de Ponce el 7 de marzo de 1887 bajo del liderato de Román Baldorioty de Castro. Su entusiasmo con Baldorioty le llevó a dedicarle un poemario titulado “Mi Óbolo” y a su regreso a Arecibo funda un periódico “El Postillón” para difundir las ideas autonomistas. Pero ese movimiento había ido a la par con el de La Boicotizadora y el gobierno desató la terrible persecución de los autonomistas que se conoce en nuestra historia como “el año terrible” (1887). Pachín va a sentirse amenazado y se ve forzado a huir a Santo Domingo en donde al tiempo es encarcelado y expulsado por el dictador Lilís por atreverse a criticarlo. Va a Venezuela donde le toca el dictador de turno y corre la misma suerte teniendo que huir a Martinica, luego a San Tomas y finalmente logra regresar a Puerto Rico gracias a la ayuda de varios compueblanos. Se radica en Ponce donde publica nuevamente “El Postillón” que desata una persecución que lo obliga a salir en el exilio definitivo de Puerto Rico.

En Nueva York se une a los puertorriqueños Sotero Figueroa, Antonio Velez Alvarado, Modesto A. Tirado Avilés y otros más para organizar el Club Borinquen, donde Pachín Marín es nombrado secretario de actas. Conoce José Martí y se une al Partido Revolucionario Cubano, juntos con los miembros del Club Borinquen. Por dos años se va Haití (posiblemente enviado por el PRC para organizar grupos de respaldo a la lucha por la independencia de Cuba y Puerto Rico). Conociendo la noticia de la muerte de Martí y de su hermano Wenceslao en Cuba, decide regresar a NYC he integrarse al Ejército Libertador (mambí). Ostentó el rango de teniente en el ejército mambí. Junto con Máximo Gómez cruzó la trocha de Júcaro a Morón en diciembre de 1896 y operó en la primera fase de la extraordinaria Campaña Militar de La Reforma. Sin embargo, enfermó de paludismo, el general Gómez orientó que pasase de nuevo la trocha y se encaminara hacia el Camagüey.

En la ciénaga de Turiguanó en la manigua cubana y para no detener a sus compañeros les rogó que lo dejaran en una hamaca colgada entre dos mangles. Al mes siguiente cuando regresaron a buscarlo encontraron su esqueleto en la hamaca abrazado a su fusil. Así murio el patriota boricua Pachín Marín en Cuba, el 26 de octubre de 1897.

Mariano Abril y Ostalo

           Mariano Abril nació en San Juan en 1861. Murió en 1935. Fue periodista, poeta y escritor de cuentos. En Puerto Rico en los siguientes periódicos: El Palenque de la Juventud, El Clamor del País y en la Democracia; en España: El Liberal, El Globo y El Heraldo. Fundó y dirigió en San Juan la revista La Linterna. En 1931 ocupó el puesto de historiador de Puerto Rico.

            Mariano Abril publicó las siguientes obras: Amorosas (poemas becquerianos con prologo de Luis Llorens Torres), 1900; Sensaciones de un cronista, 1903; El Socialismo Moderno, 1911; Alemania ante el conflicto europeo, 1915; Un héroe de la independencia de España y de América, 1929; además escribió la obra dramática Autoridades de Punta.

            Se distinguió por sus ideas liberales, las cuales plasmo siempre en sus artículos periodísticos, a causa de ese tipo de expresiones en el periódico La Democracia fue condenado al encierro en España. Mariano cobró gran prestigio en Puerto Rico en las campañas políticas. Fue diputado y senador por el distrito de Guayama e hizo política unionista al lado de Luis Muñoz Rivera.

image

Fuente: Biografías. (1994). En Colecciones Puertorriqueñas (9th ed.). Troutman Press y Caribe Grolier.

José Joaquín Parrilla Cruz

A pesar de haber nacido en el pueblo de Naguabo, logró ser reclamado como hijo predilecto de Patillas. Se destacó como Trabajador Social y Educador por excelencia con una vena poética, la cual culminó con un tomo de poesía ineditas en su libro: “Papelillos”, que fueron publicados en 1967. En sus obras resaltaban los paisajes nativos, las estampas boricuas, el amor sensualista y lso asuntos religiosos.

En el 1968, estuvo involucrado en cambiar la imagen del Colegio de Trabajdores Sociales a una de participación activa en los asuntos primordiales de la población puertorriqueña. El libro: “Los múltiples rostros de un Trabajador Social: aportaciones de José Joaquín Parrilla Cruz al Trabjao Social Comunitario en Puerto Rico”, constituye al conocimiento teórico-práctico, construye una historia del presente y refleja un futuro de la práctica de Trabajo Social. 

image

Fuente: Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras salón de la Fets (Federación de Estudiantes de Trabajo Social)

Antonia Pantojas

Nació el 13 de septiembre de 1922 en Puerta de Tierra, San Juan, Puerto Rico. Fue educadora y defensora de los derechos civiles. Pantojas fundó el “Puerto Rico Forum”, el cual sirvió como incubadora para el desarrollo de organizaciones y programas que promovieran la auto-suficiencia económica. En el 1954 se graduó con una maestría en la Facultad de Trabajo Social de la Univiersidad de Columbia. Se convirtió en una figura política en New York para los años 1960-1970. En el 1961, fundó ASPIRA, organización dedicada a estimular el mejoramiento educativo, la autoestima y la conciencia cultural y el desarrollo de liderazgo. Estableció la “Universidad Boricua”, la cual es reconocida actualmente como “Boricua University of Brooklyn and the Puerto Rican Research and Resources Center and Washington, D.C.”. Se distinguió como pionera del establecimento de organizaciones dedicadas al desarrollo económico. 

image

image

Fuente: Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras salón de la Fets (Federación de Estudiantes de Trabajo Social)

“Cristobal Colón: nunca fue lo que me contaron”

            Con letras armadas y portando el vocablo que voluntariamente hablo, pero que algún día impusieron a mis antepasados, exhorto el detenerte unos minutos y leer. ¿Como el conocimiento que unos pocos en el mundo saben pudo llegar tan tarde a la atención de mis oídos? Colón el gran almirante de armas tomar. La gran mentira del mentiroso (valga la redundancia) la cual solo unos creen. ¿Cómo acusar y reclamar a un difunto? De primera impresión parece imposible o absurdo, pero así como una vez hicimos famosa una gran falacia, podemos hacer famosa una gran verdad la cual han empeñado en dejar en el anonimato. Hagamos famosa las catástrofes del almirante y su comparsa. La inconsciencia de los americanos y el desconocimiento llevaron a cabo una enseñanza errónea y fanatismo por una personalidad en Colón que nunca existió. ¿Por qué, por qué? No promulgaron la verdad al menos veinte años atrás para que jóvenes como yo estuviéramos empapados de una verdadera historia para contar.

            Que historias tan bonitas y canciones tan espectaculares solía escuchar. Las escuché, las aprendí y las canté de niño hablando el idioma que para mi juicio es el más bonito, hablado y estudiado en el mundo. Nunca imaginé que mi gran idioma llegó en un cofre de espinas. Colón, que vino hacia América con una supuesta buena intención, un desalmado de corazón que ninguna de las buenas intenciones que patrocinó fue las que vino a ejercer. Esta demás decir que un hombre que apenas sabia navegar, acompañado de un pelotón de escorias andantes hubiera podido llegar a América en un viaje de exploración. Lo que si exploraron muy bien fue a las indias disfrazando sus males venéreos con perfumes. Llegaron e impusieron su ley. Mataron y torturaron sin compasión alguna a los Taínos. Robaron, se llevaron todo el oro que quizás para los Taínos no significaba nada, pero era de su propiedad. Esclavizaron a la sociedad indígena con una nube de humo de supuesta civilización. Trajeron a los negros y los hicieron pasar por un arduo proceso de desculturación, arrancando lo más preciado de una nación, su cultura, aquel conjunto de saberes que va ligado a nuestro comportamiento y que lo transmitimos de generación en generación. Este hombre sin escrúpulos efectuó actos inhumanos con permiso de la Corona Española; ¿él sabía de ante mano la historia que forjaría a su favor?

            Hoy día hago otra pregunta ¿qué debo yo decir a los niños o a mis hijos cuando vengan con aquella historia tan Hermosa y tan corta que algún día escuche en mi infancia? A mi juicio debería contarle la verdadera y larga historia, o al menos guardar este escrito y facilitárselos a ellos para que en realidad busquen su historia; como un día yo supe de donde provine, ellos también sepan su verdad. Sepan que una de las razas que forjó la nuestra, apabulló a otras dos. Me sentiría impotente si no disertara de ninguna manera, viendo como las personas caminan sobre tierra que fue testigo de un gran atropello para la humanidad. Se jactan con la misma frase cada año, “Descubrimiento de América”, pero no nos damos a la tarea de cambiar todos los libros y definitivamente hacer aparecer la verdadera historia. No es crear una historia nueva o cambiarla, es hacer partícipe a la única que fue exiliada del cuento de hadas contado en mi niñez, LA VERDAD.

            A la isla de Puerto Rico le robaron todo lo que tenía, pero no la borraron del mapa. Los “animales” se comieron a las Taínos, pero fueron parte del legado llamado BORICUA o PUERTORRIQUEÑO. Puerto Rico fue violada pero sigue virgen. La dieron por muerta pero su corazón palpita. Puerto Rico no lloró, sus agresores nunca han visto sus lágrimas, sino su resistencia. Le dejaron la entraña y su existir, le clavaron una espada pero no obstante esa espada se fue sin algo muy lindo, que a lo mejor en años no hubiera podido entender. Esa espada que hoy día es recordada como lo que nunca fue. Se llevaron el oro pero dejaron oro, se les olvidó llevarse el español y hoy día es un arma de reclamo y difusión.   

image

José Campeche

image

José Campeche Jordán es el primer conocido artista puertorriqueño y considerado por muchos como uno de los mejores artistas rococó en las Américas. Nació en San Juan el 6 de enero de 1751 y murió el 7 de noviembre de 1809 en San Juan. Sus padres fueron Tomás Campeche y María Jordán. Su padre era un esclavo liberto que de oficio era dorador, adornista y pintor por instinto. Su madre era canaria. Desde pequeño hacía figuras de barro, que gustaban mucho, y dibujaba en las aceras de su calle, imágenes de santos y personajes distinguidos del ambiente capitalino. Estas curiosidades artísticas las realizaba con carbón o yeso. El primer preceptor de José fue su padre y sus lecturas personales de Mengs. En el convento dominicos en San Juan, cursa las materias de latinidad y filosofía. Además de estas disciplinas estudiaba anatomía, para el mejoramiento de sus dibujos, retratos y dibujos primerizos. También aprende en aquellas aulas religiosas el oboe, el órgano y la flauta. De esta época en adelante su vida se balancea entre sus tocadas con el órgano en las iglesias de Santo Domingo y San Francisco, y sus clases de canto llamo a las monjitas cantoras en el Monasterio de la capital.

En la pintura de Campeche se destacan dos épocas: la primera de 1763 a 1776, en la que se desarrolla el artista casi por instinto, con los consejos de su padre, y los de algún sacerdote de la iglesia; y de 1776 hasta su muerte en 1806. En ésta época se nota la influencia del pintor de cámara, Luis Paret y Alcázar, que vino a la isla en calidad de desterrado.

Su Obra fue mayormente resultado de su gran habilidad natural, pues por su condición económica no pudo salir de la isla a estudiar. El Motivo religioso fue su principal inspiración. Se conocen 47 de sus cuadros. Las obras más conocidas del pintor son:

Nuestra Señora de la Divina Aurora
Nuestra Señora del Rosario
La Anunciación
Exvoto de la Sagrada Familia (1778-80)
Dama a Caballo (1785)
Retrato del Gobernador Miguel de Uztáriz (1792)
Santo Domingo Soriano (1796)
Virgen de Belén (1790-97)
Retrato del Brigadier General Don Ramón de Castro y Gutiérrez (1801)
Santa Teresa del Rosario(1802)

Se calculan de 300 a 600 pinturas de Campeche, en su mayoría con copias de retratos. En el aspecto de la arquitectura y el talado, hizo en la Iglesia de Santa Ana, de San Juan, el altar mayor, y además el retablo del eremitorio de Hormigueros. Campeche no salió nunca de Puerto Rico, aunque Luis Paret y Alcázar lo recomendó a la Corte de España.

14 de mayo: nace Luis Llorens Torres

image

Luis Lloréns Torres, nació en el barrio Collores de Juana Díaz el 14 de mayo de 1876 y muere el 16 de junio de 1944 en Santurce. Escritor, poeta y ensayista puertorriqueño. Cultivó la lírica modernista para pasar, en una etapa posterior, al costumbrismo de signo nacionalista y patriótico que predominó en las letras puertorriqueñas en las primeras décadas del siglo XX.

Recibió la enseñanza secundaria en el Colegio Don Rafael Janer de Maricao (distrito de Mayagüez) y viajó a España para realizar estudios superiores. Tras comenzar la carrera de Derecho en Barcelona, pasó a la Universidad de Granada, donde se graduó también en Leyes y además obtuvo el Doctorado en Filosofía y Letras.

En la significativa fecha de 1898 publicó su primer libro: América, estudios históricos y filosóficos sobre el continente de estilo romántico. Al año siguiente dio a la imprenta los poemas de Al pie de la Alhambra, escritos en su etapa granadina, en los que se observa cierta influencia del modernismo.

A su regreso a Puerto Rico en 1901, abrió un despacho de abogados junto a su gran amigo Nemesio Canales y otros destacados compatriotas como Rosendo Matienzo Cintrón o José De Diego, y colaboró en la puesta en marcha del Partido Unión que defendía la independencia de su isla, dirigido por Luis Muñoz Rivera. “El patito feo” es uno de los poemas que transmite su pensamiento político.

Ocupa un escaño legislativo en la Cámara de Delegados para 1908 – 1910 defendiendo siempre el ideal de independencia. Lloréns Torres fue el maestro creador del criollismo literario, que a partir de 1904 emerge en la corriente literaria nacionalista que se manifestó a través de la exaltación de los símbolos más representativos del espíritu nacional puertorriqueño: el lenguaje jíbaro, el folklore popular, las estampas costumbristas de la isla y la recuperación de los episodios más significativos de la propia historia, todo ello como un medio de defensa ante el riesgo de aculturación que suponía la presencia del elemento norteamericano.

Entre 1911 y 1914 vieron la luz sus obras más importantes: Barcarolas o visión de la barca; Rapsodia criolla; Canción de las Antillas y Sonetos Sinfónicos. En algunos de estos poemas introdujo el verso libre a la manera de los simbolistas. En 1913 fundó la Revista de las Antillas, publicación vanguardista que se convirtió en cierta forma en órgano oficial del modernismo en Puerto Rico y que contó con las colaboraciones de Rubén Darío y Santos Chocano, entre otros.

Escribió muchos ensayos en los periódicos de Puerto Rico, donde fue polémico en asuntos históricos y políticos. Fundó la ” Revista de las Antillas ” considerada como una de las mejores en su género. En cambio, Llorens Torres no encontró demasiado eco para sus dos originales teorías estéticas de inspiración modernista: el pancalismo (“todo es bello”) y el panedismo (“todo en verso”), cuyos propósitos expuso en Visiones de mi musa, obra publicada en la Revista de las Antillas en 1913.

En esta línea se encuadran sus obras Valle de Collores, Unjú, El patito feo, Campesina criolla, Canto a la mujer puertorriqueña y su famoso Grito de Lares (1917), drama histórico sobre el primer intento independentista de la isla que recibió numerosos elogios de la prensa.

En 1915 fundó el semanario satírico Juan Bobo, conocido a partir del año siguiente como la revista mensual Idearium, donde firmaba sus artículos como “Luis de Puerto Rico”. En 1929 publicó una recopilación de su obra poética en La Canción de las Antillas y otros poemas. En 1935 vio la luz Voces de la campana mayor y en 1940 Alturas de América, una antología de sentido americanista con piezas destacadas como Mare Nostrum. En su faceta de ensayista y crítico literario ahondó en la visión poética de la naturaleza en trabajos generalmente breves, como prólogos y artículos de prensa.

Fuente: Nota tomada del portal Embaja de la Independencia Puertorriqueña.

Ser puertorriqueño no debe ser una opción

Castigados por sus decisiones y costumbres, así estuvieron y está los puertorriqueños actualmente. Una alianza que de alguna manera parece social y económicamente balanceada, pero en el fondo no lo es. En las mentes de los puertorriqueños esta el gran pensamiento de que solo les dan ayudas e inclusive piensan que ellos a cambio no dan nada cuando en realidad no es así. ¿Cómo pueden darse cuenta si llevan toda su existencia con el mismo sistema? Siendo explotados por otro país. En Puerto Rico nadie se preocupó por desarrollar el país, sino que la mayor preocupación en un principio y desde entonces ha sido sobrevivir y consumir sin darse cuenta de lo que pasa a su alrededor. Dejaron que otros países desarrollaran su economía utilizando el suyo. “A los puertorriqueños les otorgaron grandes cosas”, eso dicen los desinformados o al menos eso parecía, con la excusa de que serian iguales, pero el trasfondo de todo esto era el amarrarlos. 

image

        Esta desconciencia puertorriqueña no es constitutiva, sino que es impuesta e inconscientemente aceptada. Es un proceso que comienza desde que son niños en las escuelas; desde muy temprana edad le enseñan adorar a otro país y hacen referencia al de ellos como que es una isla pequeña y sin futuro. Logrando así que no amen su tierra porque ni siquiera a los niños le enseñan bien  la historia de su país. Es tan increíble que más sabe un niño de tercer grado de la historia de su país de cualquier parte del mundo que cualquier persona adulta de Puerto Rico. Lo antes mencionado no es una crítica al puertorriqueño como individuo ni a los maestros como mentores, sino que el verdadero problema es el sistema que les han impuesto. Sin emargo esa es una explicación muy simple para una situación que acarrea mas de 500 años de opresión.

image

        El puertorriqueños día a día sobrevive; lo curioso es que no tienen economía propia porque el dinero esta en el bolsillo de las corporaciones extranjeras. Les dan trabajo por un salario mínimo que el puertorriqueño termina gastándolo en las empresas de ellos mismos. Son pocas la empresa neta del país donde alguien gaste o invierta su dinero. El dinero nunca está en Puerto Rico para quedarse y el que se queda lo invierten en una empresa foránea. El ciudadano piensa que vive bien sin darse cuenta que el gobierno solo actúa socialistamente protegiendo sus intereses y sus empresas, las cuales siendo monopolio están en quiebra. Lo triste es que siguen siendo pobres, o de alguna manera clase media cosa que no existe. Esta idiosincrasia boricua a creado una idea errónea que todo puertorriqueño promulga donde quiera que va; “somos americanos y somos iguales”. Viven sin darse cuenta que la única economía que tienen es de consumo total, nada de producción, a diferencia de otros países que desde un principio han hecho todo por seguir subsistiendo y llegar a tener una economía propia.

image

        ¿Aman su isla los puertorriqueños? ¿Desearían alguna vez ser libre? ¿Tienen alguna aspiración de tener una economía solvente propia? Estas interrogantes no tienen respuestas si miramos a la gran mayoría de los puertorriqueños. Siempre verán las cosas cuesta arriba porque ya es algo que esta infundado en su mente. Como pueden describir como ayuda actuaciones que solo son para manejar a personas. Hay alguien que sepa, ¿qué en realidad quieren con los puertorriqueños?, cual es el fin de la alianza si solo son pocos los que piensan en algún tipo de progreso individual. A consecuencia de esta situación estas personas han tomado la actitud de no desarrollarse tan siquiera como personas. Un problema más grande es que han creado una costumbre y todo el que está en su entorno se aferra a sus mismos ideales. 

        El puertorriqueños siendo autor de esta historia tiene temor de enfrentar y discutir con firmeza lo que en realidad pasa con su tierra. Siguen pensando en una igualdad que siempre ha estado ausente. Sumido en la dependencia Puerto Rico sigue sobreviviendo, incluso de forma más moderna que otros países del Caribe, pero lo hace como un barrio pobre de Estados Unidos; frustrando así procesos culturales propios. De tal manera nunca podrán incorporar una economía propia y diferente. Viven tan acostumbrados y aferrados a costumbres ajenas que todo lo que en su entorno les parece raro, lo comparan con otros países, colocando a los mismos en la cima por sus críticas constructivas las cuales nunca utilizan para el suyo. Esto va desde el coste de una caja de cigarros, el precio de la gasolina, hasta una decisión gubernamental. 

        No aman a su tierra porque la discriminación es bastante con ellos, pero es más grande todavía con el territorio donde viven. Nunca se han sentido oprimidos o al menos no lo demuestran; nunca se han dado cuenta que cualquier cosa que pase están bajo el régimen de otro país y no pueden protestar. Solo nos hemos preocupado por pensar en un mejor porvenir pero unidos a otros. ¿Cómo es posible que Puerto Rico tenga una constitución y leyes como país; y todas las leyes federales están por encima de las del pueblo de Puerto Rico. Ahora viene una interrogante? ¿Cuándo seremos soberanos? Regidos por leyes y estatutos económicos los cuales de acuerdo con la inflación económica de Puerto Rico no encajan. Para encontrar la dejadez de estas personas deberíamos remontarnos tiempo atrás con el descubrimiento de América donde Puerto Rico era dominado por España. Esta isla por años ha sido dominada y explotada quizás por eso, el pensamiento típico natural del boricua a no querer independizarse, solo vive llenándose los ojos con lo que supuestamente le ofrecen o regalan y con eso pretende vivir. 

        Viviendo como ricos, pero siendo de aquello que llamamos primer mundo, el más pobre. ¿Sabrá algún puertorriqueño lo que en realidad es primer mundo? La desinformación ha creado en Puerto Rico algo tan peligroso como el suicidio, ya que entregan sus vidas por unos cuantos dólares que terminan devolviendo a quienes se los dieron. Hoy día el puertorriqueño vive de deudas para poder tener lo que posee que en realidad no le pertenece hasta que termine de pagar. Nunca sabrán lo que realmente es tener amor a su país hasta que realmente lleguen a entender como un país pasa por altas y bajas, y sigue en pie de lucha.

         Es solo un mínimo grupo que piensa en crear una economía propia porque los demás ya viven pensando que son totalmente parte de los Estados Unidos. Si pasas por las calles de Puerto Rico veras que muchas de ellas son de hombres ilustres, pero ilustres de otra tierra. Muchos de los rótulos son en ingles. Es tan grande la transculturación que los puertorriqueños celebran el día de la independencia, pero de los Estados Unidos de América; cuando ellos como isla no son independientes todavía. No saben nada sobre su isla, pero si conocen la historia de Estados Unidos. ¿Cómo es posible que unas personas comunes y razonables no puedan vivir sin estar aferrados a otro? Sencillo de contestar; la educación te enseña a amar a otro país y rendirle pleitesía. Esto pasa en esta isla cuando en otra seria todo lo contrario. No podemos dejar de ser puertorriqueños y el día que nos demos cuenta será muy tarde. Perder la cultura o costumbres que realmente son las que pertenecen a tu país no es una opción. Lo que realmente es una obligación y debería serlo para cualquier ciudadano de cualquier país, es siempre luchar por su país y hacer que progrese; en este caso sucede todo lo contrario. 

        ¿Cómo ayudar a una isla que no se quiere ayudar? Solo el jibaro del campo con su pava y su humildad algún día podrá empezar un país con verdadera puertorriqueñidad y que todos sus habitantes entiendan a la perfección el propósito de amar su tierra.