Archivo de la etiqueta: indios

“Cristobal Colón: nunca fue lo que me contaron”

            Con letras armadas y portando el vocablo que voluntariamente hablo, pero que algún día impusieron a mis antepasados, exhorto el detenerte unos minutos y leer. ¿Como el conocimiento que unos pocos en el mundo saben pudo llegar tan tarde a la atención de mis oídos? Colón el gran almirante de armas tomar. La gran mentira del mentiroso (valga la redundancia) la cual solo unos creen. ¿Cómo acusar y reclamar a un difunto? De primera impresión parece imposible o absurdo, pero así como una vez hicimos famosa una gran falacia, podemos hacer famosa una gran verdad la cual han empeñado en dejar en el anonimato. Hagamos famosa las catástrofes del almirante y su comparsa. La inconsciencia de los americanos y el desconocimiento llevaron a cabo una enseñanza errónea y fanatismo por una personalidad en Colón que nunca existió. ¿Por qué, por qué? No promulgaron la verdad al menos veinte años atrás para que jóvenes como yo estuviéramos empapados de una verdadera historia para contar.

            Que historias tan bonitas y canciones tan espectaculares solía escuchar. Las escuché, las aprendí y las canté de niño hablando el idioma que para mi juicio es el más bonito, hablado y estudiado en el mundo. Nunca imaginé que mi gran idioma llegó en un cofre de espinas. Colón, que vino hacia América con una supuesta buena intención, un desalmado de corazón que ninguna de las buenas intenciones que patrocinó fue las que vino a ejercer. Esta demás decir que un hombre que apenas sabia navegar, acompañado de un pelotón de escorias andantes hubiera podido llegar a América en un viaje de exploración. Lo que si exploraron muy bien fue a las indias disfrazando sus males venéreos con perfumes. Llegaron e impusieron su ley. Mataron y torturaron sin compasión alguna a los Taínos. Robaron, se llevaron todo el oro que quizás para los Taínos no significaba nada, pero era de su propiedad. Esclavizaron a la sociedad indígena con una nube de humo de supuesta civilización. Trajeron a los negros y los hicieron pasar por un arduo proceso de desculturación, arrancando lo más preciado de una nación, su cultura, aquel conjunto de saberes que va ligado a nuestro comportamiento y que lo transmitimos de generación en generación. Este hombre sin escrúpulos efectuó actos inhumanos con permiso de la Corona Española; ¿él sabía de ante mano la historia que forjaría a su favor?

            Hoy día hago otra pregunta ¿qué debo yo decir a los niños o a mis hijos cuando vengan con aquella historia tan Hermosa y tan corta que algún día escuche en mi infancia? A mi juicio debería contarle la verdadera y larga historia, o al menos guardar este escrito y facilitárselos a ellos para que en realidad busquen su historia; como un día yo supe de donde provine, ellos también sepan su verdad. Sepan que una de las razas que forjó la nuestra, apabulló a otras dos. Me sentiría impotente si no disertara de ninguna manera, viendo como las personas caminan sobre tierra que fue testigo de un gran atropello para la humanidad. Se jactan con la misma frase cada año, “Descubrimiento de América”, pero no nos damos a la tarea de cambiar todos los libros y definitivamente hacer aparecer la verdadera historia. No es crear una historia nueva o cambiarla, es hacer partícipe a la única que fue exiliada del cuento de hadas contado en mi niñez, LA VERDAD.

            A la isla de Puerto Rico le robaron todo lo que tenía, pero no la borraron del mapa. Los “animales” se comieron a las Taínos, pero fueron parte del legado llamado BORICUA o PUERTORRIQUEÑO. Puerto Rico fue violada pero sigue virgen. La dieron por muerta pero su corazón palpita. Puerto Rico no lloró, sus agresores nunca han visto sus lágrimas, sino su resistencia. Le dejaron la entraña y su existir, le clavaron una espada pero no obstante esa espada se fue sin algo muy lindo, que a lo mejor en años no hubiera podido entender. Esa espada que hoy día es recordada como lo que nunca fue. Se llevaron el oro pero dejaron oro, se les olvidó llevarse el español y hoy día es un arma de reclamo y difusión.   

image

Los primeros 17 presos políticos en Puerto Rico

Nuestros primeros 17 presos políticos: entre julio y agosto de 1513, por ordenes de Diego Colón, fueron capturados y acusados de conspiración y sublevación los caciques Abey, Cayey, Baguanamey, Caguax, Canóbana, Guayerbas (de Utuado), Guariana, Guayaboa, Guayama, Guamaní, Hayaurex, Huamay, Huanicoy, Mabó, Mabodamaca, Yauco y Yogueras. Fueron exiliados y encarcelados en La Española. La suerte de algunos de ellos no es conocida, otros fueron perdonados años después y se les permitió regresar a Borinkén

image

Fuente: Nota tomada del portal Historia de Puerto Rico. Información transcrita por Nando Acosta

Primer repartimiento de indios en Puerto Rico

En 1509 se lleva a cabo el primer repartimiento de indios(de 50 a 300 indios por funcionario o español y los distribuían por encomiendas). Este sistema se conocía como encomienda en donde cada persona  a la cual se le daba o repartían indios tenía que inducirlos a la fe cristiana en cambio, un número de indios trabajarían para ellos. La colonización es la imagen del sistema de encomienda aplicado en todo el Nuevo Mundo por los españoles. Los colonos redujeron a los taínos como esclavos y le proporcionaron “protección militar” a cambio de su trabajo. El 27 de diciembre de 1512, Fernando II de Aragón promulga las Leyes de Burgos que modifican el sistema de encomiendas en un sistema llamado repartimiento con el objetivo de poner fin a la explotación de los nativos. La ley prohíbe el uso de cualquier forma de castigo contra los nativos, regular sus horas de trabajo, su nómina, su estado de salud y los obligan a ser catequizados. El fin de este mecanismo era la desculturación y explotación de las riquezas, extrayendo oro de los ríos y demás. Por otro lado los españoles  abusaban de las mujeres indias y como respuesta a esta explotación, los indios dan paso a la rebelión indígena.

image

En 1511 los taínos se rebelaron contra los españoles. El cacique Urayoán reanuda los planes de Agüeybaná y ordenó a sus soldados ahogar el soldado español Diego Salcedo para determinar si los españoles son inmortales. Después del ahogamiento del soldado mantienen el cuerpo durante 3 días para confirmar su muerte. La revuelta fue fácilmente aplastada por Ponce de León, ya que la rebelión se da en un esenario de desigualdades. Mientras los indios  tenían piedras y palos para luchar, los españoles poseían espadas, fusiles y cañones. Esta desigualdad trajo como consecuencia  la derrota de la población indígena. Esta rebelión indígena se escenificó en 5 grades ataques: Ataque y muerte de Cristobal de Sotomayor, Ataque de la villa de Soto mayor, La batalla de Rio Cuayuco  (yauco), La batalla en la region de Yahueca (adjuntas), II batalla de Yahueca y en todos esos ataques los españoles  ganaban la batalla. Como consecuencia de la rebelión indígena, gran parte de la población indígena murió y los que no murieron  se refurgian  en la cordillera central ó en las antillas menores, y algunos, muy pocos quedaron sometidos a los españoles. Unas décadas más tarde la población nativa había sido diezmada por la enfermedad, la violencia y una alta tasa de suicidios.