Archivo de la etiqueta: independentistas

Alejandro González Malavé: el agente encubierto que condujo la muerte de los independentistas en el Cerro Maravilla

$275.37 fue lo que cobró el agente encubierto Alejandro González Malavé después de conducir a la muerte a los jóvenes independentistas, Arnaldo Darío Rosado y Carlos Soto Arriví, al Cerro Maravilla. 

González Malavé, quien aquel 25 de julio de 1978 condujo a Rosado y a Soto Arriví hasta el área de Toro Negro en Villalba, bajo el alegado entendido de que iban a sabotear unas torres de antenas. A su llegada Rosado y Soto Arriví fueron emboscados por policías y asesinados de rodillas. “Recibí de S-7 (agente contacto) la cantidad de $245 por concepto de mi paga correspondiente a la primera quincena del mes de agosto de 1978”, detalla un recibo firmado a puño y letra por “El Fraile”. En el recibo de la paga correspondiente a la segunda quincena de julio de 1978, la cantidad que recibió González Malavé, aparece en blanco. Sin embargo, el talonario que acompaña el recibo, dice que la paga neta fue de $275.37. Miles de documentos y memorandos confidenciales de la desaparecida División de Inteligencia de la Policía, algunos con nombres tachados, muestran el doloroso carpeteo y la persecución que sufrieron miles de puertorriqueños.

González Malavé nació el 20 de mayo de 1957. De una familia pobre, se crió con sus padres y un hermano menor en la barriada Monacillos, en Río Piedras.  Además de la Gabriela Mistral estudió en las escuelas Santiago Iglesias Pantín y Juan B. Heyke. Los policías que participaron en Maravilla alegaron que actuaron en defensa propia, pero en las vistas que realizó el Senado en 1982, bajo la batuta del abogado Héctor Rivera Cruz, se develó que los jóvenes fueron asesinados. Los policías fueron encontrados culpables a nivel local de asesinato y en el foro federal de perjurio. González Malavé fue acusado de secuestrar al chofer Julio Ortiz Molina, pero fue absuelto en febrero de 1986.  En abril de ese mismo año fue asesinado a tiros en la marquesina de la residencia de su madre, en la urbanización Santa Juanita, en Bayamón. El caso nunca se esclareció. El abogado de El Fraile, alega que fue una víctima

Su abogado, Héctor Santiago, dice que González Malavé “también fue una víctima como los muchachos que murieron allá arriba” y que la Policía lo utilizó. “Alejandro me dijo a mí que estaba arrepentido”, sostuvo el abogado. Sin embargo, durante las vistas del Senado ni en ningún otro proceso público, González Malavé expresó arrepentimiento de los fatídicos sucesos.Fuente: Primera Hora

​Sueño Boricua vuelto pesadilla: 118 years on the making. ¿Que hacemos ahora?

En el año 2016, no son pocos los boricuas que todavía buscan anexarse a esta otra nación del norte cuya cultura es muy distinta a la nuestra. Mucho de eso tiene que ver con la historia que selectivamente nos han contado dentro de un contexto adoctrinador. También tiene que ver con el bombardeo de desinformación, tergiversación de hechos y verdades ocultas. Pero luego de una profunda reflexión, pienso que hay muchísimo más que eso. Lejos de toda teoría de conspiración conocida, creo que hoy tengo otra perspectiva. Sin ánimo de ofender a nadie la comparto.

Estudiando y analizando lo que ha sido hasta hoy la respuesta de muchos boricuas a la solución de nuestros problemas, pienso que nosotros en esta Isla, y al igual que el resto del planeta, andamos corriendo detrás de un sueño de prosperidad económica, democracia, seguridad, diversidad, el respeto a las distintas ideas que una libertad de expresión representa, progreso, interdependencia, y otros muchos elementos que se dan en el contexto de estos componentes. Estos elementos se han personificado en el sueño americano, y para muchos la bandera de EE.UU se ha vuelto el símbolo de eso. Sin intención de hacer propaganda imperialista, la realidad es que ese sueño ha cautivado a muchos desde el origen de EE.UU como nación. Me parece que un cuarenta y pico (%) de boricuas queriendo la Estadidad, con otro cincuenta y tantos que desean mantener alguna forma de relación con EE.UU, son datos que no se pueden obviar en ningún análisis serio. Ciertamente no los quise obviar en mi reflexión de hoy.
No es de extrañarse la popularidad del sueño americano, pues todos los elementos que mencione antes que a mi juicio lo componen, realmente responden a anhelos que llevamos programados en el DNA, querer alcanzar tanto a nivel individual como a nivel colectivo. Pero la REALIDAD es otra muy distinta. Ante nuestros ojos y a plena luz del día, este sueño se nos volvió pesadilla. Todavía muchos no despiertan. No necesariamente porque no se den cuenta de la realidad que vivimos y los signos de la pesadilla que están por doquier, sino por el conflicto que le causa a muchos abandonar el ideal que la bandera americana representó en sus corazones y en su psiquis. En mi humilde opinión, al igual que yo intento cada mañana al despertar, nosotros los independentistas debemos todos hacer una breve pausa para reflexionar sobre lo que significa este sueño y porque muchos prefieren estancarse y aferrarse al engaño de una felicidad importada, que empoderarse de su destino. ¿Miedo? ¿Complacencia? ¿Ignorancia? Pienso que es una mezcla fatal de todas las anteriores montada sobre eso que estamos programados a desear, a pesar de la existencia o no existencia de EE.UU en nuestra historia. Estoy convencido que nosotros los independentistas tenemos la clave para sacar a estos hermanos perdidos de su letargo. Pero siendo bien honesto conmigo mismo y con ustedes, me parece que hay algo en nuestro discurso que todavía no conecta con las masas.
La pregunta que me hago y todavía no me contesto a cabalidad, es ¿Qué podemos hacer distinto para transformar la esperanza de cada corazón boricua que se ha refugiado en la bandera americana, en algo que promueva el sentido de urgencia y el anhelo por ser parte de levantar esta hermosa nación del abismo en el que corruptos, buitres, vende-sueños y mucha gente indiferente la han sumido? Sin quitarle merito alguno a las luchas del pasado y de las presentes, y sin subestimar ni menospreciar para nada la necesidad de seguir gritando toda injusticia a los cuatro vientos, pienso que la clave esta en INSPIRAR. Inspirar al boricua a despertar con miras a reconstruir la patria, más que atacar a palos su enajenación. Los traidores son los traidores, y a esos les llegara su hora. Pero me encuentro a mucha gente que simplemente esta perdida en búsqueda de respuestas. Mi sugerencia a la evolución de discurso primeramente me lo aplico yo mismo, porque (a pesar de razones que creo meritorias) no siempre soy “Mr. Nice Guy” en mis escritos. Creo en darle oportunidad a otra cosa.

¿Cómo podemos entonces hacer ver a todos y a todas que un nuevo Puerto Rico si es posible? ¿Que debemos abandonar? ¿Que más debemos hacer?

Yo empezaría por:

1) Buscar más solidaridad entre los grupos independentistas que todavía andan muy divididos. En Facebook nada más hay muchos grupos y páginas con el mismo fin, pero colaboramos muy poco entre nosotros. Esto no es más que una pequeña muestra de una division mucho más grande que se ve en la calle.
2) Encontrar un discurso alentador que ayude a ver un Puerto Rico más allá de la crisis. Veo mucha gente paralizada y a la expectativa de un caos inminente, pero hay que animarlos a moverse en la dirección correcta, más que seguir alimentando esa parálisis. La esperanza de construir algo mejor es clave aquí, pero más que decirlo es articular claramente como se llega. La división entre nosotros mismos no ayuda nada.
3) Más dialogo constructivo, y menos crítica destructiva. No para aceptar lo inaceptable, sino para entender esos otros puntos de vistas errados que se fundamentan en algo acertado… porque esos mensajes ocultos son los que hay que atender y entender para lograr la transformación que Puerto Rico necesita.
Con todo respeto a mis hermanos de lucha y compatriotas, creo que pasamos mucho tiempo en discursos que intentan derribar a los EE.UU, y menos tiempo con discursos que presenten el ideal de lo que Puerto Rico puede y debe convertirse.
Yo como manejador del blog Justicia Boricua y colaborador del blog El negrito está loco, hacemos lo posible por cambiar la proporción de tiempo que dedicamos a cada uno de estos discursos. Intentamos optar más por lo constructivo e invito a todos los que vean algo de cierto en esto que digo, a que también lo intenten en sus planteamientos. Siempre habrá espacio para cantaletear, y para denunciar lo que esta mal. Pero no podemos sacrificar el dedicar más tiempo a animar a otros en todo lo que podemos lograr cuando seamos República. Creo que el momento histórico que vivimos es único, y todavía nos falta masa crítica. Veo que todavía carecemos de un discurso solidario que inspire a trabajar por este 100 x 35 y esta reflexión mía es una invitación a seguirlo buscando.
Tal vez es hora de mirar pa´ dentro y preguntarnos si tiene que ver con esto que digo, o si es otra cosa. Pero algo es seguro: hay que hacer algo distinto mis hermanos, y no necesariamente hablo del resultado en las urnas.

El caso del Cerro Maravilla (25 julio de 1978)

La Masacre del Cerro Maravilla en la noche del 25 de Julio de 1978, tres personas tomaron como rehén al taxista Julio Ortiz Molina y le ordenaron llevarlos hasta el Cerro Maravilla, donde había varias torres de comunicación. Dos de ellos, Carlos Soto Arrivi y Arnaldo Dario Rosado, eran activistas independentistas del Movimiento Revolucionario Armado. El otro, Alejandro Gonzalez Malavé, era un oficial de la policía encubierto. El oficial se estaba haciendo pasar como un miembro del grupo, protestando el encarcelamiento de nacionalistas puertorriqueños, convictos por el intento de asesinato del presidente, Harry S. Truman en 1950 y por el tiroteo en el Capitolio en 1954. Los tres hombres querían prender las torres de comunicación en fuego. Cuando estos hombres llegaron al Cerro Maravilla, fueron emboscados y tiroteados por oficiales de la policía estatal. Carlos y Arnaldo murieron en la emboscada. El agente encubierto recibió una herida de bala menor durante el tiroteo, mientras el taxista no fue herido. Al dia siguiente, los oficiales declararon que actuaron en defensa propia. Los oficiales dijeron que al ordenar a los activistas a rendirse, los activistas abrieron fuego por lo cual ellos hicieron lo mismo. El taxista declaro que se escondio bajo el tablero de instrumentos de su taxi cuando empezó el tiroteo y no pudo ver quien disparo primero.

Pocos días después, contradijo su declaración en una entrevista en el San Juan Star al testificar que se agacho bajo el tablero después de que los dos activistas y el agente encubierto abandonaran el taxi, y que vio diez hombres fuertemente armados acercándose. Al salir de su escondite, los tres hombres aun estaban con vida, aunque dos de ellos eran golpeados por los hombres armados quienes más tarde fueron identificados como policías. El gobernador de Puerto Rico de aquel momento, Carlos Romero Barceló, glorificó a los oficiales en una declaración transmitida por televisión, llamándolos “héroes”. También declaro que actuaron en defensa propia y que detuvieron un ataque terrorista. Al enfrentarse a la presión pública por el testimonio conflictivo del taxista, el Gobernador ordenó dos investigaciones separadas por el Departamento de Justicia de Puerto Rico, aparte de la investigación que estaba siendo llevada acabo por los policías, las cuales indicaron que las acciones de los oficiales estuvieron libres de cualquier mala conducta, a pesar de varias inconsistencias en sus declaraciones.

En dos ocasiones diferentes, entre 1978 y 1980, investigaciones especiales fueron realizadas por parte de la división de derechos civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos y por el FBI. Las dos investigaciones concluyeron que los oficiales actuaron en defensa propia. En una investigación hecha entre 1981 y 984 el Departamento de Justicia de Estados Unidos y la prensa local descubrió una conspiración para asesinar a los activistas y un posible, aunque no comprobado, plan para ocultar estas acciones. En las entrevistas realizadas por el comité de investigaciones del Senado en 1983, un detective de la división de inteligencia del Departamento de la Policia de Puerto Rico, Miguel Cartagena Flores, testifico: “Cuando llegue a la escena, vi a cuatro oficiales de policía apuntando sus armas a los activistas que estaban arrodillados delante de ellos, volví la mirada y oí cinco disparos”.

El 29 de Noviembre de 1983, tres fiscales fueron despedidos después de que un informe, emitido por el Comité de investigaciones del Senado, encontrara que no habían investigado correctamente los asesinatos del Cerro Maravilla, citando 101 deficiencias especificas en dos investigaciones. Ese mismo año en las elecciones generales llevadas a cabo en noviembre, Romero Barceló perdió su puesto como gobernador contra el ex gobernador rival del partido opuesto Rafael Hernández Colon. Es aceptado que Romero Barceló perdió las elecciones debido a este caso, dado que el apoyo de la opinión publica había disminuido demasiado a fines de 1984, cuando las investigaciones siguieron a sus rivales políticos usaron la defensa de los oficiales como una sospecha de una posible conspiración. El 29 de abril de 1986, dos meses después de concederle inmunidad por testificar contra los otros guardias, Gonzalez Malavé fue asesinado en frente de la casa de su madre en Bayamon. González Malavé recibió tres disparos de bala y su madre resulto levemente herida. Horas después, un grupo identificado como la “Organización Voluntaria para la Revolucion” llamo a las agencias de noticias locales. En sus declaraciones juraron matar “uno a uno” a todos los policías involucrados en los asesinatos en Cerro Maravilla. El día de hoy, nadie ha sido identificado como posible sospechoso en el asesinato de Gonzalez Malavé y el caso sigue sin resolver. Cada 25 de Julio, los nacionalitas puertorriqueños y los activistas independientes se reúnen en el Cerro Maravilla para honrar la memoria de Carlos Soto y Arnaldo Dario, asi como para defender y celebrar el movimiento de independencia puertorriqueña.

image

image

Carlos Soto Arriví – uno de los independentista asesinado en el Cerro Maravilla

image

Arnaldo Darío Rosado – uno de los independentista asesinado en el Cerro Maravilla

image

image

El cadáver de uno de los dos independentistas muertos en los sucesos del Cerro Maravilla en Villalba.

image

Cientos de personas protestan por los asesinatos ocurridos en el Cerro Maravilla.

image

image

image

image

image

image

image

Fuente: Nota y fotos tomadas del portal Puerto Rico su Gente y su Historia. Información transcrita por Gerardo Ayala Rivera.