Archivo de la etiqueta: derechos

“¿Cuál es el plan?” Pregunta la periodista Wilda Rodríguez

Image and video hosting by TinyPic

La periodista Wilda Rodríguez publicó recientemente un artículo en el periódico El Nuevo Día el cuál se titula: ¿Cuál es el plan? La periodista comenta que como pueblo los/las puertorriqueños/as no han asimilado o no saben reaccionar a la humillación de la que están siendo víctimas por parte de los EE.UU. con la posible imposición de la junta de control fiscal. Hace un llamado a la conciencia inactiva en la ciudadanía realizando expresiones como:

“La dignidad es eso: honra. Sentimiento de autoestima, consciencia de valor personal que lleva a exigir respeto hasta que se consigue. Nosotros nos limitamos a recitarla sin actuar sobre ella. No sabemos actuar sobre ella. Tenemos miedo a actuar sobre ella.”

Por otro lado explica que la dignadad no es algo que se pueda negociar, pedir o mendigar sino que se exige, y para eso se debe tener un plan estructurado el cual no se ha concretado. Mientras, la metrópolis (EE.UU.) sigue degradando a Puerto Rico esperando que ningún ciudadano ponga resistencia. Expone que hay cierta desorientación en la ciudadanía puertorriqueña y que quizás hasta estén esperando que alguien proponga un plan para rechazarlo, ya que solo reconocen o esperan a los/las estadounidenses para que tomen decisiones.

También hace énfasis en a postura que tendrán los dos partidos mayoritarios en el país. Explica que: “Los estadolibristas no están dispuestos a enfurecerse con el imperio, levantarse y limpiarse las rodillas y el trasero”. Mientras que: “Los anexionistas no van a dejar de hacer el ridículo sobrándosele al americano”. Inclusive hace un señalamiento acusatorio exponiendo que las dos ideologías antes mencionadas solo harán “lo que quiere el amo: pelear contra los independentistas”.

Por último que no era para menos después que apeló a la acción, propone un plan. Prácticamente es la primera persona en Puerto Rico que propone un plan concreto y enumerado estando consciente de sus consecuencias. Wilda Rodríguez dice: “Creo que le debemos declarar la guerra a Estados Unidos” y con ello enumera 10 pasos.

1. Retiramos al comisionado residente de Washington.

2. Suspendemos las primarias del 5 de junio y las elecciones del 6 de noviembre.

3. Nombramos la Asamblea Constitucional de Status.

4. Ocupamos la silla vacía que tenemos en la Organización de Naciones Unidas.

5. Derogamos todo impuesto, tarifa y cruditas aprobados para el pago de la deuda.

6. Dejamos de pagar hasta los intereses a los buitres y ponemos en vigor la ley de quiebra criolla.

7. Desconocemos los tribunales federales.

8. Suspendemos unilateralmente las leyes de cabotaje y traemos barcos mercantes de otros países a los puertos del país.

9. Traspasamos los activos culturales y ambientales a fideicomisos, instituciones sin fines de lucro y cooperativas de trabajadores

10. Aumentamos a 10% el impuesto a las foráneas.

Luis Gutiérrez exige la libertad de Puerto Rico en el Congreso

Mira el video:

Lea el discurso en español aquí:

Sr. Presidente, vengo con un mensaje humilde del pueblo de Puerto Rico a la Cámara de Representantes: Liberen a Puerto Rico

Liberen a Puerto Rico para que pueda resolver el problema de su gran deuda sin estar esposada por el Congreso, su distante y desatento amo colonial.

Liberen a Puerto Rico para que sus hospitales puedan permanecer abiertos para padres y madres enfermos y sus escuelas permanezcan abiertas para los niños. Nadie debe temer que su casa se quemara porque los bomberos no han sido pagados.

Hasta ahora, la respuesta a la crisis de la deuda de Puerto Rico desde Washington – el único lugar al que Puerto Rico se ve obligado a confiar, ha sido muy poca.

Y los codiciosos tenedores de bonos y los gestores de fondos especulativos sólo les interesa Puerto Rico como una apuesta – una manera de ganar dinero si Puerto Rico se hunde o nada.

En este momento, Puerto Rico necesita atención seria, sostenida en parte por Washington para encontrar un camino hacia adelante de tal manera que Puerto Rico no sea ni absuelta de sus obligaciones ni herida mortalmente por ellas.

Porque, Sr. Presidente, de esto es lo que se trata: Cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos dijo que Puerto Rico pertenece a, pero no es parte de, los Estados Unidos, la responsabilidad de cuidar de ella y su pueblo llegaron junto con ese juicio.

El Congreso debe asumir la responsabilidad por el hecho de que esperamos que Puerto Rico pague sus obligaciones, pero le obligamos a seguir reglas muy particulares.

Puerto Rico no puede declararse en quiebra porque el Congreso aprobó una ley que dice que no pueden.

Puerto Rico está siendo asfixiado por la Ley Jones – una ley aprobada aquí en esta sala sin ningún tipo de consulta con el pueblo de Puerto Rico – que dice que, por ley Puerto Rico no puede comparar precios para la mejor oferta de carga. No, ellos deben comprar de los comerciantes más caros del mundo, lo que significa el doble de los costos de importación y un estimado de $500 millones adicionales solo en la factura de la comida de Puerto Rico.

Ah, y cuando se trata de producir por sí mismos, una gran parte de las mejores tierras agrícolas – la tierra que sostiene y alimenta una nación – les han quitado esas tierras, sin compensación, para las bases militares. 13 por ciento de sus tierras – despojadas.

Puerto Rico es una isla tropical, pero una gran cantidad de sus frutas, vegetales y casi toda su comida es importada. Tenemos que permitir que Puerto Rico pueda crear una economía agrícola que permita que los puertorriqueños puedan alimentarse.

La economía produce bienes que las personas no consumen y la gente consume bienes que no producen.

Incluso cuando a los EE.UU. se le atrapa robándose agua del suministro de agua potable de Puerto Rico – sin pagar un centavo por ella- ¿qué sucede? El Gobierno de EE.UU. no se hace responsable ni obligado a pagar.

Cuando el ejército contamina a Vieques o una bomba sin explotar se encuentra en Culebra, ¿siente alguna obligación el gobierno de EE.UU.? No.

Por lo tanto, señor Presidente, cuando el Congreso habla de la deuda de Puerto Rico, yo digo que nos fijemos en la totalidad de la deuda; La parte que se le debe a Puerto Rico, no sólo la parte que Puerto Rico le debe a Wall Street.

Cada soldado que ha enviado a la guerra, cada vez que los EE.UU. ha intervenido para anular sus tribunales o su gobierno – estas deudas se suman, pero no se contabilizan.

Y ahora, ¿cuál es la solución que todos respaldan en Washington? Una Junta de Control Federal.

Imagínate. Una isla que no puede determinar su propio destino, que tiene que jugar un juego económico con todas las reglas amañadas en contra de ella – ¿cuál es la solución en Washington?

Quitarle lo poco que le queda de autonomía y añadir un nuevo nivel de control de Washington sobre la colonia.

Si el Congreso fuera inteligente encontraríamos la manera de quitarnos del camino.

Liberen al Pueblo de Puerto Rico para desatar su carácter trabajador, su espíritu y su dedicación interna.

Liberen a los puertorriqueños para que puedan trabajar y construir y crear. Liberen a Puerto Rico para que pueda construir una economía sostenible que mantiene a su gente, en la tierra de su nacimiento y su patrimonio.

Y no podemos distraernos y ver la salud económica de Puerto Rico exclusivamente a través de cupones de comida, Medicaid, programas de gobierno y aún más dependencia de Washington.

Debemos hacer que la conversación sea sobre empleos para los puertorriqueños. Los trabajos que construyen la economía y la base tributaria y la autosuficiencia de la isla.

Sr. Presidente, los problemas de Puerto Rico tomaron mucho tiempo para crearse pero tengo absoluta confianza en la capacidad del pueblo de Puerto Rico a resolverlos … si es que- y solo si es que – el Congreso comience a escucharlos, a trabajar con ellos, y a reconocerlos como compañeros iguales.

Hay que liberar a Puerto Rico para que el pueblo de Puerto Rico pueda liberarse a sí mismo.