fb_img_1477682493211-1.jpg

​¿Necesitaría Puerto Rico un ejército propio sin la presencia militar norteamericana?

La Independencia es para establecer y mantener excelentes relaciones pacíficas de amistad y cooperación con todos los países del mundo. Por tanto, la institución militar no tendrá función alguna en una República de Puerto Rico que aspira a la eventual desmilitarización total del país. El ejemplo de Costa Rica, donde desde hace décadas se abolieron las fuerzas armadas, es elocuente precedente de cómo puede funcionar en plena democracia un país desmilitarizado. Para lograr este objetivo de desmilitarización, primero será necesario desmantelar el aparato militar norteamericano que existe en la actualidad, tal como ocurrió en Culebra, Vieques y Ceiba. Afortunadamente, debido al fin de la Guerra Fría, la importancia estratégico-militar de Puerto Rico se ha reducido marcadamente. A eso responde que toda la legislación plebiscitaria que consideró el Congreso de Estados Unidos en los últimos años contemplaba la posibilidad de negociar la eventual desmilitarización del país en la independencia. El objetivo será, naturalmente, el desmantelamiento de las bases militares de Estados Unidos en Puerto Rico.  Esto representaría la devolución de todo nuestro territorio nacional que actualmente ocupan las instalaciones militares de Estados Unidos, y que constituyen un importante recurso natural  que en la actualidad no podemos explotar para fines agrícolas, industriales, comerciales o turísticos de forma total y satisfactoria.

En el siglo XX y lo que va del siglo XXI, ninguna isla del Caribe ha sido invadida por una nación extranjera que no sean los Estados Unidos. Partiendo de que existirá un Tratado de Amistad y Cooperación entre Puerto Rico y Estados Unidos, no podemos esperar de dicho país un acto de agresión dentro del marco de las nuevas relaciones de igualdad y respeto entre los países. En el improbable caso de que ocurriere una agresión de algún país a un Puerto Rico independiente, la defensa de nuestro suelo corresponderá a los 3.5 millones de Puertorriqueños que viven en el archipiélago. En esa eventualidad contaríamos con el auxilio del Sistema Interamericano de defensa.  Puerto Rico ingresaría tan pronto fuese posible después de proclamada la Independencia a la Organización de Estados Americanos. Al ingresar al Sistema Interamericano, nos cobijaría el Tratado de Río de Janeiro, conforme al cual todas las naciones del Hemisferio, se han comprometido a auxiliar a cualquiera de sus miembros que sea víctima de una agresión internacional. El Tratado de Río de Janeiro también es conocido como El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca.

Un pensamiento sobre “​¿Necesitaría Puerto Rico un ejército propio sin la presencia militar norteamericana?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *