La Boicotizadora

Puerto Rico vivió entre los años 1885 y 1887 una crisis económica muy parecida a la actual. La reacción y solución de los puertorriqueños a esa crisis fue la siguiente:

En la década de 1880 comenzó una de las primeras crisis del capitalismo con una de sus más fuertes depresión económica. Como Puerto Rico ya estaba bastante integrado al sistema capitalista mundial, era de esperarse que la depresión se reflejara en la isla con gran fuerza. En nuestro medio la crisis general se sumaban algunos agravantes. El monopolio comercial disfrutado por comerciantes españoles, acentuaba los efectos de la depresión internacional en los comerciantes criollos.

Surgieron grupos de comerciantes criollos liberales para actuar contra los comerciantes peninsulares, a los que se les consideraban los causantes de la crisis económica. Se organizaron sociedades secretas cuyo fin era boicotear los negocios de los españoles. Una de estas sociedades, creada en Ponce, y la más importante fue “La Boicotizadora”. En el sur y oeste de Puerto Rico se crearon otras sociedades secretas con el mismo fin, como “La Torre del Viejo” y “Los Secos”. Además de las organizaciones de boicot, los grupos políticos crearon nuevos partidos para exigir mayor autonomía política y económica para Puerto Rico. En marzo de 1887 se crea el Partido Autonomista cuyo líder máximo fue Román Baldorioty de Castro. El gobernador Romualdo Palacios vio en estos grupos y líderes autonomistas unas tramas subversivas contra España, y un apoyo de los autonomistas a “La Boicotizadora”. Secundados por algunos alcaldes y la temible Guardia Civil, el gobernador Palacios ordenó el arresto masivo y la aplicación de torturas (los llamados compontes) a los grupos autonomistas y liberales. Las primeras redadas fueron en Aibonito y en Arroyo. La represión se extendió muy pronto a otros pueblos. Algunos de los arrestados fueron asesinados, otros se le amputaron dedos y manos, otros supuestamente se suicidaron.

Baldorioty de Castro y Ramón Marín fueron apresados y encerrados en los calabozos del Morro. Por suerte, para los detenidos, el gobierno de Madrid, luego de enterarse de la represión, relevó de su cargo, en noviembre de 1887, al gobernador Romualdo Palacios. El boicot continuó ahora con más fuerza y con el apoyo de la mayoría del pueblo puertorriqueño, lo que obligó al gobierno español a realizar cambios administrativos, políticos y económicos que beneficiaron a los puertorriqueños, como fue cambios de la Ley Electoral de 1888, mayor libertad de prensa lo que permitió la creación de más y nuevos periódicos de circulación nacional. Permitir las organizaciones obreras y la prensa pro-obrera. Todas estas reformas, después de 1887, culminaron en la aprobación de la Carta Autonómica para Puerto Rico en 1897.
Y todo empezó con un boicot al poder económico español en Puerto Rico.

image

Fuente: Nota tomada del portal Historia de Puerto Rico. Información transcrita por Nando Acosta (Algunos datos fueron tomados del libro: “Puerto Rico: Cinco Siglos de Historia” de Francisco Scarano Fiol – pag. 596 – 597)

Un pensamiento sobre “La Boicotizadora”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *