marc3ada-de-las-mercedes.jpg

Primera luchadora independentista: Maria de las Mercedes Barbudo

Nuestra primera luchadora independentista y prisionera política fue una mujer – María de las Mercedes Barbudo 

El 22 de octubre de 1824 María de las Mercedes Barbudo fue llevada ante un magistrado y condenada a cárcel por sus actividades subversivas contra el gobierno español, convirtiendose en la primera prisionera política de Puerto Rico. Siendo joven, María de las Mercedes, abrió una tienda de artículos de costura en San Juan, especializada en la venta de botones, hilos y telas. Con el tiempo se convirtió en una empresaria exitosa como proveedora de préstamos personales. Así comenzó a moverse en círculos prominentes y con personas tales como Ramón Power y Giralt, el obispo Juan Alejo de Arizmendi, el artista José Campeche. Tenía una mente liberal y, como tal, a menudo fomentaba encuentros con intelectuales en su casa. Se hablaba de la situación política, social y económica de Puerto Rico y del Imperio español en general. Mercedes Barbudo se hizo amiga y escribió a muchos revolucionarios venezolanos, entre ellos a José María Rojas. También recibía revistas y periódicos de Venezuela, que confirmaban los ideales de Bolívar. Trás interceptar su correo, el gobierno español de Puerto Rico la arresta y fue detenida en el Castillo de San Cristóbal hasta su juicio el 22 de octubre de 1824. El 25 de octubre, fue puesta a bordo del barco El Marinero y llevada a la cárcel de mujeres de la Habana, Cuba.

Con la ayuda de las facciones revolucionarias, María de las Mercedes escapó y se fue a Santo Tomás, en las Islas Vírgenes. Con el tiempo, pudo llegar a La Guaira en Venezuela, donde pudo encontrase con su amigo José María Rojas. Así, fueron a Caracas, donde se encontró con el patriota Simón Bolívar. Colaboró con el general puertorriqueño Antonio Valero de Bernabé. También estableció una estrecha relación con los miembros del gabinete de Bolívar, incluyendo a José María Vargas; que, más tarde sería elegido como el cuarto presidente de Venezuela. Ella trabajó en estrecha colaboración con el gabinete.

Barbudo nunca regresó a Puerto Rico. Murió el 17 de febrero de 1849 en Caracas, Venezuela.

4 pensamientos sobre “Primera luchadora independentista: Maria de las Mercedes Barbudo”

  1. Señor:
    Leo con frecuencia su blog y he de confesar que a veces su discurso me produce una gran tristeza, aún mayor si cabe habida cuenta que me solidarizo plenamente con sus objetivos, sobretodo, y no lo dude, porque soy español.
    Barbudo era hija de un español, oficial de la Armada Española y de una mujer portorriqueña, o sea también española.
    La opresión la sufríamos los españoles de ambos hemisferios, como definía la Constitución de 1812 de Cádiz a la Nación española.
    Los esclavistas se hallaban entre las oligarquías americanas y no en la España peninsular. De hecho algún portorriqueño, español por consiguiente, amenazaba con anexionarse a estados Unidos si España seguía adelante con la abolición de tan execrable crimen.
    España no esclavizó a los nativos americanos, según real decreto de Isabel la Católica. El Imperio español tuvo una base religiosa y no económica, como el británico o, más modestamente, el holandés.
    Hispanoamérica está llena de universidades y catedrales de la época colonial.
    Hoy Bolívar sería considerado un criminal, teniendo en cuenta su célebre decreto de sangre. Ya sabe, “los españoles y canarios son culpables por el hecho de serlo y los americanos son inocentes por el hecho de ser americanos”. ¿Cuántos asesinatos y masacres se produjeron como consecuencia de este decreto? Pues puede usted imaginárselo.
    La independencia de México supuso la pérdida del 50 % de su territorio a manos del gringo depredador.
    ¿Cuánto tiempo duraron los ideales de libertad si existieron alguna vez?
    ¿De quién se independizaron los territorios de la América española? En mi opinión dejaron a sus compatriotas peninsulares a merced de la tiranía y el oprobio de los borbones.
    Como persona con estudios en Literatura y oficial de la Armada, entiendo las dinámicas de construcción de espíritus nacionales, que incluyen aspectos épicos y epopeyas; ahí está el Cid Campeador para nosotros, o Arturo para el inglés. Pero, por favor seamos rigurosos.
    ¿De verdad no tenemos un tronco común? ¿De verdad la Hispanidad no es nada? ¿mentía Rubén Darío?
    Mucho ánimo y un fraternal abrazo.
    Diego Cánovas Cánovas

    1. Pienso que como espanol se siente herido cuando se dice o como dice la historia: Los primeros en saquearnos fueron los espanoles, llevandose todo el oro. Por que cree que llamaron a mi amada isla Puerto Rico? Y todo para hacer mas ricos a los famosos reyes de Espana. Claro no puedo negar nuestra sangre espanola como tampoco puedo negar la ciudadania americana pero si puedo afirmar que ambas cosas fueron impuestas no por voluntad del nativo puertorriqueno. “Lps opresores le imponen a los pueblos. Y los pueblos entonces tienen dos alternativas; o doblegarse o luchar.” Cita del Luchador incansable Fidel Castro. Nuestro pueblo se ha doblegado ante las botas opresoras pero ya esta llegando la hora de Nuestra Libertad.

      1. Muchas gracias por tu respuesta Lydia. ¿Como dice la historia? Bueno, la historia la escriben las personas, y normalmente tiene un sesgo, que es el de los vencedores, o de otros que imponen su discurso, la hegemonía cultural. Eso es lo que hacen los imperios, aunque no todos sean iguales.
        ¿Existe una historia americana? Yo creo que sí.
        ¿Existe una historia africana por poner un ejemplo de imperialismo salvaje? Obviamente, no. La historia de África es en realidad la historia de los europeos en África.
        Esto no lo digo yo, se puede leer en los escritos de Cabral, por ejemplo.

        La diferencia con América, la Hispana, es que nosotros dejamos el fundamento para que América hiciera su propia historia. A pesar del imperialismo, que siempre impone su cultura. En el siglo XVI ya lo dijo Antonio de Nebrija: “la lengua acompaña al Imperio”.

        ¿Los españoles nos llevamos el oro para enriquecer a los famosos reyes? La invito a venir a España y buscar el oro de América.

        Quizás lo encuentre enterrado en Flandes, que es donde empezó a ir a parar, por las guerras de Carlos I, el emperador. Eso se llama ahora geoestrategia, a un nivel global, algo que nunca había visto la humanidad hasta que los bravos Cortés y Pizarro escribieran hazañas jamás vistas antes.

        En diciembre pasado asistí a una cumbre internacional en Praia, Cabo Verde. El primer ministro caboverdiano, en sus palabras de inauguración, apeló a la grandeza del pueblo portugués para crear la maravillosa mezcla racial que supone la sociedad caboverdiana. No mencionó a los reyes de Portugal que llevaron a cabo la execrable práctica de vender seres humanos durante siglos. De hecho Cabo Verde fue ocupado con ese fin. Era un archipiélago deshabitado que sirvió de “depósito” de seres humanos, esclavos, a la espera de su exportación y venta en lasa Américas.
        Nosotros los españoles no estuvimos en África Occidental, no hicimos eso, como sí hicieron los holandeses o los ingleses. Pero no nos libramos de otras culpas. Ni tampoco nos libramos de la dichosa leyenda negra, inventada precisamente por holandeses e ingleses.

        No eran reyes los masacrados por el decreto de sangre del criminal Simón Bolívar, sino españoles de a pie, civiles indefensos, que vivían en un territorio español, distinto de la Península.

        Por cierto, el padre de Fidel Castro nació en una aldea de Lugo, en España.

        Y sí que me siento ofendido. Como si mi hermano me escupiera en la cara y renegara de mi, que es exactamente el caso.

        Quiera Dios que Puerto Rico, “el ala caída al mar”, alcance la libertad al fin.

        Un fraternal abrazo Lydia.

        1. Saludo Don Diego desde mi amada Isla del Cordero:
          No pense que se sintiera tan ofendido como si un hermano le hubiese escupido en la cara. Porque cuando me refiero al espanol no me refiero al ciudadano de a pie, sino a los opresores, los dirigentes de aquella epoca. Respeto y si supiera que admiro a muchos espanoles! al igual que a muchos americanos y en fin a todo ser humano que obra con justicia y equidad. Pero no podemos negar la verdadera historia. Mi tristeza es como en las escuelas se nos ensena desde pequenos una historia llena de fabulas y mentiras y la vamos cargando como una pesada carga en nuestras espaldas. Oh y es imposible que encuentre las ri-
          quezas de los saqueadores en el pueblo de a pie pero si la encontrara en los descendientes de los monarcas. Eso lo veo aqui en mi pais, y sepa que yo soy de las de a pie.
          Puerto Rico no es un ala caida al mar, sino un gran aguila que esta renovandose para muy pronto alzar vuelo libremente. Un saludo muy cordial. (no mire los errores de acentos y otros, son defectos de computadora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *