Ataque holandés a San Juan, Puerto Rico

En 1624 la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales le dio a Boudewijn Hendrijks (Balduino Enrico) el mando de una flota con 34 buques con buena artillería y 6.500 hombres, para socorrer el puerto holandes de Bahía en Brasil. Balduino llegó cuando los holandeses habían sido ya desalojados de Brasil. En represalia, el holandés navegó hasta Paraiba y dividió su flota en dos. Una parte de ella, mandada por Veront, se dirigió a África. La otra, con 17 barcos y mandada por el propio Enrico se dirigió a Puerto Rico con ánimo de tomar dicha plaza. Enrico llegó a San Juan el 25 de septiembre de 1625 con su flota y 3,000 hombres para atacar y tomar posesión de Puerto Rico. Encontraron el camino limpio para el desembarco y se apoderaron de La Fortaleza, saquearon las casas y los espacios religiosos. Cortaron el puente de San Antonio y se estableció un sitio que impedía la comunicación con el resto de la isla. El puerto español tenía poca dotación militar, pero contaba con un castillo (El Morro, casi terminado) en el que servían 400 soldados a las órdenes del gobernador Juan de Haro. Éste comprendió lo inútil de defender la población y se atrincheró en el Morro con sus hombres, para obligar al enemigo a un cerco prolongado. Los ataques holandeses contra El Morro fueron rechazados todos, la artillería del fuerte hizo su trabajo y la tropa de caballería comandada por el capitán Juan de Amézquita diezmó las trincheras del enemigo.

Balduino Enrico pidió la rendición a Haro una y otra vez sin resultado alguno. Haro se negó, respondiendo a la batalla con ataques sorpresivos, tanto en el mar como en la tierra. Enrico amenazó con quemar la ciudad si no lo hacía; al no recibir respuesta, ordenó incendiar San Juan el 21 octubre. Al cabo de un tiempo, Haro y su ejército lograron recapturar el cañuelo y restablecer la comunicación en el resto de la isla. El holandés Balduino huyó luego de quemar y saquear la ciudad el 1 de noviembre de 1625 bajo los cañonazos de los españoles, que hundieron el buque Medenblink, propiedad del príncipe de Orange. Enrico perdió más de doscientos hombres, dejando además quince prisioneros que Haro mandó ahorcar. Al finalizar este ataque, España reconstruyó y convirtió la isleta de San Juan en una respetable y hermosa ciudadela.

El monumento frente al Morro dice: “A Juan de Amézquita Quijano, capitán puertorriqueño”. Juan de Amézquita Quijano nació en San Sebastián, provincia de Vizcaya, Euskadi (País Vasco), pero hizo su vida en Puerto Rico y aunque fue nombrado después gobernador de Santiago de Cuba, varios años después renunció para regresar a Puerto Rico.

image

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *