Filiberto Ojeda Ríos

Filiberto Ojeda Ríos, Líder del Ejército Popular Boricua (Los Macheteros), Mártir de la Independencia Puertorriqueña.

image

En 1933 nació en Naguabo, Puerto Rico, quien fuera Filiberto Ojeda Rios, músico y revolucionario. Durante su etapa juvenil, se interesó por la música. Tocaba trompeta y la guitarra. A sus 15 años de edad, Filiberto ingreso a la universidad y siempre demostró una gran inteligencia. En 1961, Filiberto junto a su familia se mudó a Cuba donde ingresó al Directorio General de Inteligencia, el servicio de inteligencia y espionaje Cubano. Un año más tarde regresó a P.R. Se alegó que espió en asuntos militares de los Estados Unidos de América. Filiberto fue contratado por Enrique “Kike” Lucca como trompetista para la Sonora Ponceña. Filiberto tocó con esta banda hasta que decidió irse al clandestinaje para luchar por la independencia de P.R.

En 1967 Filiberto fundó y dirigió el Movimiento Independentista Revolucionario Armado (MIRA) que mediante la utilización de tácticas terroristas aspiraban a la descolonización de P.R. En los 70’s esta organización fue descubierta y desbandada por la policía y Filiberto fue arrestado. Después de este salir de prisión, en Nueva York junto otros miembros de MIRA fundó el Frente Armado de Liberación Nacional (FALN). Organización que en 1977 cambió su nombre a Ejército Popular Boricua, mejor conocido “Los Macheteros”. En septiembre 12 de 1983, esta organización asaltó un camión de la Wells Fargo y le robaron alrededor de $7 millones, dinero que en su mayoría fue utilizado para ayudar a las comunidades. Durante ese acto, Filiberto intercambió disparos con la policía. A finales de esa década, Filiberto es arrestado por ese y otros actos. En 1988 un jurado Puertorriqueño lo encontró inocente por cargos de resistir a un arresto, pero el gobierno federal condiciono la libertad de Filiberto a que este se pusiera un grillete electrónico y tener que reportarse continuamente a las autoridades, esto hasta septiembre 23 de 1990 cuando Filiberto se quitó el grillete y volvió al clandestinaje. Desde ahí dio varias entrevistas a periodistas puertorriqueños y nunca fue encontrado por las autoridades federales.

En el 137to aniversario del Grito de Lares (septiembre 23 del 2005), un grupo de agentes del FBI hicieron un perímetro bastante amplio donde cerraron varias calles y cortaron la luz eléctrica del área, rodearon la que era la casa de Filiberto en Hormigueros. Aparentemente allí se encontraba Filiberto escondido. Ocurrió un intercambio de disparos donde resulto herido un agente federal y la esposa de Filiberto, y lo peor, el fallecimiento de Filiberto a causa de un tiro recibido. El asesinato de Ojeda ha causado indignación y protesta en sectores de la sociedad puertorriqueña. Sectores independentistas han clasificado el operativo como un “asesinato político.” Mientras que el gobierno y sectores de otras ideologías han expresado dudas sobre la intención de los agentes federales durante el operativo y por la selección del día 23 de septiembre para llevarlo a cabo, día en que se conmemora el Grito de Lares. El funeral de Filiberto ha sido uno de los más grandes en la historia de P.R., teniendo alrededor de 5,000 dolientes. Mientras su procesión viajaba a su pueblo de Naguabo, a través de la ruta se veían niños aguantando machetes de juguetes en sus manos. En los días 23 de los meses posteriores de su asesinato, se llevaban a cabo una vigilia en honor a su memoria en cada pueblo de P.R. hasta hacerlo en todos los pueblos.

Fuente: Nota tomada del portal Embajada de la Independencia Puertorriqueña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *