wpid-votar-elecciones-francia_10.jpeg.jpeg

Votar te hace cómplice 

El archipiélago de Puerto Rico se encuentra en una coyuntura histórica importante y no es para menos; el estatus político colonial, la crisis fiscal actual, la imposición de la ley PROMESA, que constituye un cuerpo político  dictatorial llamado “La junta de control fiscal”; son varias de las cosas a las que se enfrenta de cara al futuro. Momentos críticos como estos dan paso a que se den explicaciones simples a situaciones complejas y de envergadura. Situaciones que se han introducido a sabiendas de quien saldrá beneficiado/a y a espaldas de quien vivirá sin entender las manifestaciones de dichos mecanismos. “¿Por qué votar me hace cómplice?” “Siempre me han dicho que el que no vota no puede opinar”.

Vamos a comenzar por establecer que Puerto Rico tiene técnicamente 5 constituciones: Ley Foraker (1900), Ley Jones (1917), la Ley 600 (leyes de relaciones federales), la Constitución de Puerto Rico y la Constitución de Estados Unidos por la subordinación colonial. Esta última sólo subordina a la constitución del territorio de Puerto Rico y no lo protege como en ocasiones se cree. Puerto Rico es un territorio no incorporado y por ende no está protegido por la Constitución de Estados Unidos sino que sujeto a las disposiciones de ella. Por otro lado, existe la cláusula de supremacía en el artículo VI de la Constitución de Estados Unidos. Esta cláusula afirma que todas las leyes que fueron impulsadas por la Constitución de Estados Unidos y todos los tratados hechos bajo la autoridad de la metrópolis son la ley suprema (véase el Tratado de París que impone la voluntad del Congreso de los Estados Unidos sobre Puerto Rico). ¿Cómo se sostiene el estatus colonial (legalmente) de Puerto Rico? A parte de que se sostiene en la violencia e imposiciones que provienen de la metrópolis, también hay una triquiñuela o trama detrás de todo esto, que se pinta de sutileza y democracia. Aunque parezca gracioso el mecanismo que oprime a toda una nación se hace desde la concepción de la democracia (la democracia representativa). La democracia representativa es el mecanismo por el cual, en colectivo, un grupo de personas escogen a sus representantes para que lideren sus decisiones o creen políticas públicas cónsonas con sus necesidades. Para que estos procesos y decisiones sean legales El Pueblo de Puerto Rico debe votar. No es hasta que llegamos a esta etapa que comienza la intriga. ¿Qué es El Pueblo de Puerto Rico? El Pueblo de Puerto Rico legalmente es un ente creado por Estados Unidos mediante la Ley Foraker. Al buscar el art. 7 de dicha ley nos dice:

Art. 7. [Ciudadanos de Puerto Rico; creación de un cuerpo político bajo el nombre de El Pueblo de Puerto Rico]
“Todos los habitantes que continúen residiendo allí, los cuales eran súbditos españoles el día once de abril de mil ochocientos noventa y nueve, y a la sazón residían en Puerto Rico, y sus hijos con posterioridad nacidos allí, serán tenidos por ciudadanos de Puerto Rico, y como tales con derecho a la protección de los Estados Unidos; excepto aquellos que hubiesen optado por conservar su fidelidad a la Corona de España el día once de abril de mil novecientos, o antes, de acuerdo con lo previsto en el Tratado de Paz entre los Estados Unidos y España, celebrado el día once de abril de mil ochocientos noventa y nueve; y ellos, en unión de los ciudadanos de los Estados Unidos que residan en Puerto Rico, constituirán un cuerpo político bajo el nombre de “El Pueblo de Puerto Rico,” con los poderes gubernamentales que se confieren más adelante, y la facultad de demandar y ser demandados como tales.”

Esto quiere decir que El Pueblo de Puerto Rico es un ente político o corporación creada mediante esta ley y no un cuerpo creado desde el ejercicio de ciudadanía del colectivo boricua. Con la creación de dicho cuerpo se comenzó a legalizar la colonia y posteriormente a realizar el ejercicio por el cual se sostiene dicha estructura (el voto). No obstante, si Puerto Rico es un territorio colonizado y la estructura se sostiene mediante el voto; ¿qué vienen siendo los gobernantes del territorio? Sencillo, los administradores del territorio colonizado. Si buscamos la ley antes comentada y nos dirigimos al art. 17 encontraremos que expone: Art. 17. [Gobernador] “…y en este particular tendrá todas las atribuciones de gobernadores de Territorios de los Estados Unidos, que no sean localmente inaplicables; y anualmente y cada vez que se le ordene, informará oficialmente sobre la administración del Gobierno de Puerto Rico, por conducto del Secretario de Estado, al Presidente de los Estados Unidos”. El problema es que al votar se sostiene la estructura creada mediante la ley Foraker (y las leyes subsiguientes), se elige quien administrará el territorio colonizado y cada persona que lo hace se alinea a la democracia representativa, democracia que se ejerce cada cuatro años. Cuando se habla de alinear también se debe tener en cuenta que al decir quienes son las personas que representan al colectivo se capacita a esas personas a tomar las decisiones que crea pertinentes (préstamos, recortes, venta de corporaciones, etc.), o sea, que para poder realizar un ejercicio de democracia debes esperar cuatro años o el tiempo que quede para volver a ejercer el voto que dicho sea de paso la metrópolis también lo detalló e impuso en la ley Jones que de igual manera se válida mediante el voto y cito:

Art. 29. [Elecciones; modificaciones en los distritos o en los municipios]: “Las próximas elecciones en Puerto Rico se celebrarán el año mil novecientos diecisiete, el día 16 de julio. En ellas se elegirán los senadores y representantes, un Comisionado Residente en los Estados Unidos y dos Comisionados de Servicio Público, según se provee en esta Ley. Después de esas elecciones, las sucesivas tendrán efecto el primer martes después del primer lunes de noviembre, a contar desde el año 1920, y cada cuatro años después, y el término del cargo de todos los funcionarios municipales que hayan sido elegidos antes de ahora…”

Por otro lado, si buscamos el art.12 de la Ley Jones encontraremos la forma y manera en que está montada la estructura del poder ejecutivo en la isla y el título o nombre que lleva dicho puesto. Podría parecer redundante pero ese ente es otra creación de la metrópolis mediante una ley y la única manera de validarlo es sosteniendo la estructura. Cito: Ley Jones Art. 12. [Gobernador]: “El poder ejecutivo supremo residirá en un funcionario ejecutivo, cuyo título oficial será “El Gobernador de Puerto Rico.” En las elecciones generales del 1948 y en cada una de las que se celebren en lo sucesivo cada cuatro años, los electores capacitados de Puerto Rico elegirán el Gobernador de Puerto Rico, quien ocupará el cargo por el término de cuatro años a partir del segundo día de enero siguiente a la fecha de las elecciones, y hasta que su sucesor sea electo y tome posesión. Ninguna persona será elegible para el cargo de Gobernador a menos que en la fecha de las elecciones sea ciudadano de los Estados Unidos, tenga por lo menos 30 años de edad, sepa leer y escribir el idioma inglés, y haya sido residente bona fide de Puerto Rico durante los dos años inmediatamente anteriores. Tales elecciones se celebrarán en la forma que actualmente o en lo sucesivo se disponga por ley para la elección del Comisionado Residente.”

Si nos damos a la tarea y leemos más adelante en el mismo artículo encontraremos las obligaciones y poderes que posee el ente de: “El Gobernador de Puerto Rico”, para administrar el territorio dominado por el creador de la ley y que será validado mediante el voto y cito: “(…) Será responsable de la fiel ejecución de las leyes de Puerto Rico y de los Estados Unidos aplicables a Puerto Rico, y siempre que fuere necesario podrá recurrir a los jefes de las fuerzas militares y navales de los Estados Unidos en la Isla, o convocar el posse comitatus , o llamar a la milicia para evitar o suprimir violencias ilegales, invasión, insurrección o rebelión y podrá en caso de rebelión o invasión, o de inminente peligro de las mismas, cuando la seguridad pública lo requiera, suspender el privilegio del auto de hábeas corpus, o poner la Isla o cualquier parte de ella bajo la ley marcial hasta que pueda comunicarse con el Presidente y conocerse su decisión en el asunto. Anualmente, y cada vez que se le ordene, informará oficialmente sobre la administración del Gobierno de Puerto Rico al departamento ejecutivo del Gobierno de los Estados Unidos que será designado por el Presidente según se dispone en la presente, informe que será transmitido al Congreso; y desempeñará aquellos otros deberes y funciones que en cumplimiento de la ley el Presidente delegare en él.” Los poderes en la estructura del territorio de Puerto Rico no son derechos sino concesiones que ha hecho la metrópolis y que mediante el sufragio del ente creado en la ley Foraker: “El Pueblo de Puerto Rico”; se consiente, aunque no se esté de acuerdo, las decisiones tomadas.

Por último, no es arriesgado después de explicar cómo se sostiene la estructura, plantear que mediante el voto se concreta la parcialización hacia la junta de control fiscal. Técnicamente se está  de acuerdo con dicho organismo, que nuevamente es una ley creada por la metrópolis para regir, administrar y articular su dominio sobre el territorio colonizado. Mediante el voto se elige la representación que administrará la colonia y que será controlada por la junta. ¿Sino se elige la estructura que finalidad tiene la junta? Buena pregunta para la discusión. ¿Si la junta es una dictadura que función tiene el gobierno que se elija? ¿Seguir instrucciones? En este 2016 volverá a reinar el imperio del inmovilismo que promueve el ejercicio democrático cada cuatro años. “Finalmente, cualquier nueva estrategia de desarrollo para Puerto Rico, no importa cuán sofisticada o brillante, está abocada a fracasar si ignora el hecho que Puerto Rico ha llegado al límite del desarrollo que puede lograr dentro de las restricciones que le impone un estatus político subordinado que resulta humillante para los puertorriqueños e indigno para Estados Unidos” (Sergio Marxauch del Centro para la Nueva Economía en vista pública en el Senado de los Estados Unidos). 

2 pensamientos sobre “Votar te hace cómplice ”

  1. “El votar nos hace cómplices ” ¿En serio?”

    ¿Si votar nos hace cómplices, qué nos hace el NO votar; opositores heroicos o víctimas aquiescentes?
    ¿Qué diría el autor sobre cuál debería ser la acción de una mujer encadenada que está siendo violada detrás de unos arbustos en un parque; “que se quede calladita y se lo disfrute”?

    ¿Cómo es que los que votan por el Partido Independentista, en las elecciones, y la independencia en los plebiscitos, son cómplices? ¿Si una mayoría de los puertorriquenos votará por la independencia, seguirían siendo cómplices del colonialismo? ¿En serio, haber votados los haría complicess del colonialismo?

    ¿Qué sugeriría el autor que sería una mejor y más realista estrategia de oposición, que excluya el votar?
    Si el autor ha estado haciendo algo más efectivo que votar, para eliminar la colonia, que nos lo cuente, antes de tildar de “cómplices” a los todos los que votamos.

    Si el autor nos dijera: “No pierdan tiempo votando porque mejor es hacer… …”, entonces habría espacio y buena razón para discutir cuál es la mejor forma para acabar con la colonia y con la dictadura de La Junta. Mientras no sea capaz de hacer sugerencias de cómo actuar, para que no acabemos siendo cómplices, solo puedo decirle, sobre los que no votan, lo siguiente:
    1. El que calla otorga.
    2. “La patria es valor y sacrificio”. El inmobilista que se queda calladito en la casa y no vota en las elecciones y los plebiscitos, por la independencia, no es ni valiente ni sacrificado.

    Si lo que el autor propone es lucha armada contra el colonialismo, en vez de elecciones, que nos lo diga y nos convoque. De lo contrario, que no haga alardes de superioridad moral, quejándose de las elecciones, e insultando y generalizando sobre los electores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *