ELA Soberano: la nueva mentira.

ELA Soberano y Libre Asociación como la plantea el gobierno estadounidense no es lo mismo. La definición de Libre Asociación fiel a la definición según el gobierno federal es la que se encuentra en la papeleta plebiscitaria del 1998 que dice: “Un Tratado que reconozca la soberanía plena de Puerto Rico para desarrollar su relación con los Estados Unidos en asociación no colonial, no territorial. Estados Unidos renunciará a todos sus poderes sobre Puerto Rico, entrando al Tratado en el mismo acto. Puerto Rico retendrá todos los poderes que no se deleguen expresamente a los Estados Unidos. Puerto Rico dispondrá sobre la ciudadanía puertorriqueña. Los ciudadanos actuales de los Estados Unidos en Puerto Rico retendrán la ciudadanía americana, si así lo desean, y podrán trasmitirla a sus descendientes, sujeto a lo que dispongan las leyes de los Estados Unidos o el Tratado. Debe entenderse que, a partir de la vigencia del Tratado, el solo hecho de nacer en Puerto Rico no concederá derecho a ser ciudadano americano. El Tratado a negociarse dispondrá sobre asuntos de mercado, defensa, el uso del dólar, asistencia económica y la protección de derechos personales adquiridos. El Tratado también reconocerá la capacidad soberana de Puerto Rico para concertar convenios y otros tratados internacionales.”

El informe presidencial sobre estatus del 2005 amplía sobre esta definición con lo siguiente: “Otro posible modelo de independencia es el de los “estados libremente asociados” de Micronesia, Islas Marshall y Palau. Los estados libremente asociados formaban parte del Fideicomiso Territorial de las Islas del Pacífico, las cuales EE.UU. administró a partir de la Segunda Guerra Mundial. Micronesia y las Islas Marshall se hicieron independientes en 1986 y Palau en 1994, luego que el Congreso aprobara “pactos de libre asociación negociados con los territorios”. Entre otros derechos, ellos adquirieron el pleno derecho a llevar a cabo sus propias relaciones con países extranjeros. Sin embargo, los estados libremente asociados y los EE.UU. mantuvieron estrechas relaciones, y Estados Unidos continuó proveyéndoles seguridad, defensa, y otros diversos tipos de apoyo económico y servicios. Los/las ciudadanos de los estados libremente asociados por lo regular pueden entrar a Estados Unidos como no-inmigrantes y establecer residencia y trabajar aquí. Aunque estos tres pactos sí contenían cláusulas que para realizar cambios requerían el consentimiento mutuo de las partes involucradas, los pactos renegociados aprobados por el Congreso en 2003 con Micronesia y las Islas Marshall disponen para su terminación unilateral, conforme a la opinión constitucional antes discutida.

Entre las opciones disponibles constitucionalmente, el estatus de Estado libremente asociado puede ser el que mejor parece proporcionar la relación entre Puerto Rico y Estados Unidos que parece que desean quienes recomiendan el “Estado Libre Asociado Soberano”. Sin embargo, sería necesario hacerle claro al pueblo de Puerto Rico que un estatus de asociación libre es una forma de independencia de los Estados Unidos que no podrá (sin que ocurra una enmienda a la Constitución de los Estados Unidos) estar inmune a la posibilidad de una terminación unilateral por parte de los EE.UU. De considerarse esta opción, el Presidente y el Congreso tendrían que aclarar la cuestión política en cuanto a si el número apreciablemente mayor de la población de Puerto Rico, (cerca de 4 millones, comparado con 136,000 en Micronesia, el mayor de los estados libremente asociados) haría que una relación con Puerto Rico similar a aquella con los estados libremente asociados existentes fuera deseable o práctica.” ELA Soberano propone un Puerto Rico en unión permanente con EE.UU. pero con el poder de un pais independiente para negociar acuerdos con otros países. Eso es una violación directa a la constitución estadounidense y por ende imposible de imponer. Hay que dejar los engaños. Los países que hoy dia están libremente asociados con EE.UU. pasaron primero a la independencia y luego acordaron pactos de libre asociación. Y para que no quepa duda, libre asociación es lo mismo que la república asociada. Los/las soberanistas, deben perder el miedo a las palabras República e independencia. La soberanía segura llega con la independencia. Si después el pueblo desea procurar un pacto de libre asociación, podría hacerlo con libre voluntad siempre y cuando los términos del pacto los favorezcan. Pero por ahora, la única salida que tiene Puerto Rico es la independencia, la verdadera soberanía.

Image and video hosting by TinyPic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *