El mundo anda patas arriba

            Al observar los acontecimientos históricos que ocurren continuo con nuestro presente desde otra perspectiva, o mejor dicho, desde una perspectiva un tanto más real, nos damos cuenta que lo real no es precisamente lo que los medios de comunicación nos muestran. Es un punto impactante, ya que los medios de comunicación son el informante del pueblo y del mundo y solo presentan las zonas vulnerables o rezagadas que tiene los países, perpetuando la imagen y percepción que tenemos de la pobreza e infraestructura. No obstante el mensaje proyectado es que nunca ha habido crecimiento aunque dicho crecimiento haya sido uno lento pero continuo.

              Por otro lado los medios de comunicación nunca tocan puntos sobre como empresas con modelos capitalistas, con la treta barata de imponer un engañoso libre comercio con su agenda neoliberal, entran a los países tratando de apoderarse de los recursos básicos del país para desarrollarlos como negocios de lucro privado. Esta es una de las situaciones que vivimos en Puerto Rico y, que a su vez ha conllevado a una crisis fiscal imperante en nuestro país. El problema es que los medios de comunicación nunca proyectan o divulgan masivamente lo que se suscita en los foros internacionales, llevando a cabo el ejercicio de la demagogia que ha llevado a nuestra sociedad a dar por hecho una realidad condicionada de otros países y proyectada de manera sistemática y estratégica.

              Cualquier persona con una pequeña búsqueda de información podría brindar un análisis muy elocuente y desde una perspectiva filosófica, humanista, altruista, denunciante y fiscalizadora; poniendo en entredicho las acciones de países que para la opinión mundial son héroes.  Países que limitan la soberanía, decisiones, acciones, libre determinación y tratados internacionales de países en planes de “desarrollo”. En este punto no es un atrevimiento decir que los foros internacionales ya parecen un “show” o espectáculo de televisión, donde los mandatarios exponen sus puntos, pero nunca cumplen los acuerdos; parece un acto montado para acallar la opinión internacional. La pregunta es: ¿dónde están la “Organización de las Naciones Unidas”? Parece un poco irónico y paradójico, ¿no? Si hasta entonces no lo ha sido pues estableceré otra interrogante. ¿Cómo una organizaciones creada para llevar la paz al mundo tiene un ejército?

             Por otro lado, sin dejar ir el hilo de la ironía y la doble moral de los pacifistas y creadores de armas, precursores e impulsadores de la “justicia” para los pueblos marginados; continentes, países y potencias que invierten más en conflictos bélicos antes de erradicar el hambre y la pobreza. ¿Dónde está el Objetivo de Desarrollo del Milenio de la ONU para erradicar el hambre y la pobreza? Todavía 842 millones de personas siguen desnutridas en el mundo y entre ellos 99 millones son niños menores de cinco años con un peso menor a lo normal. Todavía, desde el 2011, 384 millones de trabajadores en el mundo viven por debajo del umbral de pobreza. ¿Qué es la democracia? Al parecer es impuesta, y las bombas y misiles hacen buen trabajo para lograr su aceptación. ¿Se llama democracia o invasión? ¿Dónde está el pensamiento: “somos ciudadanos del mundo”? ¿Qué compone la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), para efectos de foro y llegar a consensos?

            El mundo se ha virado de cabeza y pensó que estar así es un juego. Se le olvidó que la guerra destruye vidas e intercambió la razón por la conveniencia económico/privada; echó al olvido la sensatez convirtiendo en lucro privado y negocio la educación, salud y armas de destrucción masiva, sin detenerse y pensar que sus acciones llevarían a la destrucción de su propia vida

image

2 pensamientos sobre “El mundo anda patas arriba”

  1. Indíscutiblemente, no veo la razón del porque cuando nuestros países que estan en guerra en contra del uno al otro; Nosotros el pueblo, tenemos que tirarnos el uno al otro tambíen.

    Debe de haber una ley internacional en dónde el Presidente de cada país lleve sus contiendas a un cuadrílatero de las Naciones Unidas y allí darse gólpes hasta que uno o el otro diga no más, o logren hacerse puré de papas….

    Sería bíen que los apóstadores fuesen los billonarios que le sacan el jugo del sudor al mismísimo pueblo, y dárle a ese mismo pueblo, el producto de las apuestas..

    ¡Eso no lo hacen, que vá!. .. Prefíeren que el pueblo pague con la sangre de sus inocentes, el precio de sus errores; producto de sus mal sanos egoísmos y codicias, por el control y poder de la tambíen malsana avarícia..

    A los políticos sucios, conspiradores y bíen pagados por éstos, tambíen deben de recíbir el castigo del mismo pueblo; por medio de una rebelión mundial … y hacerles pagar con sus vidas sus desgarciados errores..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *