El Estado y su conexión con el delito

         Uno de los grandes responsable del delito en general es la deficiencia estructural del sistema. Los políticos de una u otra manera tratan de crear remedios que resultan, pero a corto plazo para resolver la criminalidad rampante que hay en un país. El Estado siempre ha tenido como norte el retribuir al individuo que delinque lo cual nunca ha sido disuasivo.

            Podemos ver las cifras ascendentes año tras año de la criminalidad, y como esas estadísticas han presentado un gran problema de deficiencia social en el país. También podemos observar cifras en transición de un individuo que pasa de joven a adulto teniendo más de tres problemas con la justicia siendo joven y como adulto también. Analizando lo antes dicho podemos observar que el problema viene desde que un individuo está en su crecimiento y desarrollo, esto quiere decir que el estado debe; y no tan solo el estado sino las instituciones derivadas del estado y otras instituciones, llevar y mantener un mensaje preventivo y darle materiales con los cuales estos jóvenes puedan instruirse y mantenerse ocupados. Cada persona tiene sus ambiciones, pero en su desarrollo pueden ser persuadidos para que las empleen siguiendo las reglas, normas y leyes establecidas y socialmente aceptadas.

image

           Básicamente el delincuente después de haber pasado por el proceso tiende a reincidir ocasionando esto un aprendizaje criminal perpetuo para su persona, esto quiere decir que el sistema sin darse cuenta está utilizando las cárceles de universidad para estas personas. Cada individuo que sale de una institución penal sale con una alta probabilidad de ser más peligroso aun. El delito es un problema el cual hay que tratar y resolver, no simplemente castigarlo, porque las instituciones penales no están logrando lo que constitucionalmente está escrito que es llevar a la rehabilitación del individuo. No es tan solo que el individuo salga de la institución más peligroso sino que tampoco se logra integrar a la sociedad y respetar las normas. No quiere decir que todo el que sale de una institución penal reincide sino que hay una gran reincidencia proveniente de los ex convictos ya que después de salir es discriminado y castigado nuevamente.

image

          Las tazas de asesinatos y delitos en Puerto Rico comparado con las de otros países más grandes y con más habitantes y las cifras de Puerto Rico son aun mayores que la de estos países y más aun, solo poco de estos delitos en comparación con otros países en Puerto Rico son resueltos.

           Un país estructuralmente debe ayudar a sus ciudadanos a como guiarse ante la vida desde que es un niño. El sistema capitalista tiene una muy marcada separación de clases la cual siempre será un conflicto ya que esta propensa a crisis. Estas crisis son las cuales llevan a personas más necesitadas a tratar de sobrevivir, no por esto el crimen debe estar relacionado con la pobreza porque en las décadas del 40 y 50 la cifra de pobreza era mayor y había menos criminalidad.

          Vemos criminales que no quieren salir de su círculo vicioso pero la mayoría de veces o en casi todas las ocasiones vemos individuos los cuales no han tenido otra opción. Entonces de ahí resulta la pregunta: ¿Quién realmente es el criminal? Han tenido que recurrir a estos actos al no tener otra manera de supervivencia en el mundo. Hemos visto que todos los criminales están relacionados con la deserción escolar, la pobreza, sectores marginados, familia disfuncional y ayudas gubernamentales. Esto no quiere decir que ahí específicamente radique el problema, si nos fijamos el problema radica en la estructura antes mencionada. El gobierno crea este círculo de ayudas, marginación y a veces hasta mala educación los cuales empujan a un niño joven o adulto a tratar de surgir de la pobreza. Hemos visto como el Estado ha creado leyes más severas las cuales no han resultado siendo estas un estimulante a la agresividad de los individuos en particular, ya que al ser procesados salen más rebeldes y al no tener otra opción al salir a la calle vuelven a reincidir. Al contrario de personas las cuales han tenido una mejor oportunidad ya que socialmente están mejor acomodados y cuando salen a la libre comunidad pueden darse una mejor oportunidad, ya sea porque tienen dinero o pertenecen a un núcleo familiar mejor estructurado.

image

            ¿Por qué no tratar de establecer una teoría diferente? ¿Es la cárcel un negocio? ¿El Estado le da más prioridad a lo monetario que al equilibrio social?  Educar a un joven a temprana edad y darle un núcleo familiar bien estructurado en el cual ese joven pueda pasar una buena transición tiene unos buenos efectos en el país. Culturalmente siempre hemos estado acostumbrados a que todo lo malo hay que castigarlo dejándonos llevar por actitudes conservadoras las cuales no han logrado nada. La legislatura tiende a tratar de imponerle pena a cualquier acto por más mínimo que sea sin tener en cuenta medidas económicas, reacciones sociales y consecuencias para un individuo a largo plazo. ¿Por qué no informar y educar y ver mejorías socialmente? Al contrario seguimos persiguiendo y juzgando igual.

            El delincuente habitual puertorriqueño tiene característica como usuario de drogas, familia disfuncional, poca escolaridad, provenientes de residenciales públicos y un sustento económico de ayudas del gobierno. Estas características son un buen ejemplo de que el gobierno no ayuda al individuo como tal sino que lo margina. No tan solo caracterizan a un delincuente de esa forma sino que identifican a cada persona como un criminal simplemente por tener estas cualidades. Vemos como políticos y personas con poder cometen crímenes de cuello blanco y no son catalogados como delincuentes siendo provenientes de un buen núcleo familiar, con la mejor educación y con actitudes socialmente aceptadas. Un perfil no define a una persona o a un delincuente y si lo hiciera, con que perfil definiríamos a los que cometen crimines de cuello blanco.

2 pensamientos sobre “El Estado y su conexión con el delito”

  1. Su ensayo me ha puesto a pensar…
    Si podemos entender que el sistema carcelario es más un negocio que no cumple con su objetivo de rehabilitar a los reos, tiene usted mucha razón cuando señala que los fondos públicos rendirían mayores beneficios si se invierten estrategias de prevención innovadoras.
    Ahora bien, en vista del inmerecido papel que han desempeñado l@s abogad@s en la formulación de las políticas públicas de la Isla, quizás usted estaría de acuerdo en que estas nuevas formas de abordar el problema deben ser propuestas por especialistas en disciplinas de la conducta humana (sicología, sociología, economía, etc.) asesorados por administrador@s.
    Por supuesto, cuando hayan de oficializarse tales programas, será imprescindible contar con la sabiduría de especialistas en Derecho– no meramente en leyes y litigio.

    1. Tiene toda la razón Zoilo. El gobierno a caido en un círculo vicioso sistemático, utilizando las mismas bases año tras año. Personas, como usted mismo señala, las cuales no tienen especialidad en comportamiento humano son las que osan al realizar propuestas y cambios que enrealidad el único cambio que genera es al bolsillo de ellos mismos. Sin embargo hay algo bien claro que recalcar; la teoria que han utilizado hasta ahora no ha funcionado y la retribución nunca ha sido un disuasivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *